Compartir

Tras 15 años de permanecer presa en un penal de San Luis Potosí por un delito que no cometió, Sanjuana Maldonado Amaya, logró su libertad tras el indulto del Congreso del estado potosino.

La mujer fue acusada de ser cómplice de secuestro, sin embargo, durante todo este tiempo defendió su inocencia; sostuvo que su expareja sentimental la envió, con engaños, a una tienda departamental para el retiro del rescate de una persona que había sido plagiada. La sentencia que enfrentaba era de 30 años de prisión.

Los protocolos de atención con perspectiva de género no estaban vigentes hace 15 años y su testimonio no fue considerado por los juzgadores, por lo que se violentó su derecho a la presunción de inocencia.

La organización defensora de derechos humanos Pertences asumió la representación legal de Sanjuana Maldonado Amaya, confió en su testimonio e impulsó el movimiento para buscar su indulto, y fue Ricardo Gallardo, gobernador del estado, quien finalmente envió la propuesta al Legislativo potosino.

Los 25 legisladores votaron a favor de su liberación, lo que motivó el festejo de familiares y ciudadanos que defendieron su inocencia.

A diferencia de otros estados, la Constitución de San Luis Potosí otorga al Congreso la facultad de indulto.

Tras esta determinación, la mañana de este jueves 20 de junio se cumplió la orden y Sanjuana Maldonado Amaya salió del penal femenil de Xolol, en Tancanhuitz, San Luis Potosí.

LATINUS