Compartir

Tres de cada 4 armas decomisadas por el Ejército son procedentes de Estados Unidos. La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) reportó que de las 7 mil 916 armas aseguradas en 2022, 6 mil (75.8 por ciento) eran de procedencia estadounidense, de acuerdo con un informe oficial solicitado vía Transparencia de octubre de 2023.

Mientras que hasta septiembre de 2023 de las 6 mil 819 decomisadas, 3 mil 806 (56 por ciento) venían del vecino país, principalmente de las marcas Century Arms, Colt, Palmetto State Armory, Central Arms, Browning Arms o Barret Firearms.

Fuentes militares indicaron que la mayoría de las armas han sido aseguradas luego de enfrentamientos con integrantes del crimen organizado.

Apenas el 20 de enero, sobre la Carretera 100 en Hermosillo, se registró un enfrentamiento entre fuerzas de seguridad y presuntos criminales que dejó un saldo de 12 agresores muertos.

Los sicarios fallecidos traían consigo múltiples fusiles de asalto calibre 7.62 y 5.56, además de armas antiblindaje Barret calibre .50. La mayoría de procedencia estadounidense.

Aparte, en un informe sobre el aseguramiento de armas en lo que va del sexenio, la Sedena indicó que durante 2022 aseguró 7 mil 911, de las cuales 5 mil 491 eran largas, es decir un 70 por ciento.

De acuerdo con el informe “Acciones y Programas contra el Narcotráfico” de la Sedena, actualizado a diciembre pasado, en 2023 las tropas aseguraron 9 mil 236 armas de las cuales 6 mil 321 (el 68 por ciento) fueron largas. En enero pasado, el Embajador de EU en México, Ken Salazar, aseguró que las armas de uso militar que han sido aseguradas al crimen organizado en México no pertenecen al Ejército de Estados Unidos.

El armamento decomisado, indicó, es de calibres de uso reservado para el Ejército de su país, pero eso no significa que hayan pertenecido a las fuerzas armadas.

Con información de Agencias