Compartir

Una protesta registrada la noche de este sábado en el municipio de Martínez de la Torre dejó periodistas golpeados por policías estatales, funcionarios municipales retenidos y al menos cinco activistas reportados como desaparecidos.

La manifestación se generó luego que elementos estatales detuvieron al hijo del transportista Arsenio Fernández Rosales, concesionario de la empresa Pacmi, quien fue trasladado hacia las oficinas del Centro de Control y Comando (C4), ubicado en el libramiento de la ciudad.

El grupo de habitantes y familiares exigieron la liberación del joven, ya que supuestamente había sido detenido por cometer una infracción.

Luego de algunas horas de protesta y ante la indiferencia de la corporación policíaca, el grupo de inconformes bloqueó las salidas hacia Tlapacoyan, Las Cañadas y el C4, el libramiento de la ciudad.

Al lugar, llegaron periodistas para cubrir los hechos, el activista Ángel Bello, dirigente de la Confederación Resistencia Civil Pacífica, y Javier Villegas, funcionario de la dirección de gobernación del ayuntamiento, acompañado de su hijo del mismo nombre.

Tras algunas discusiones y conatos de bronca, los elementos de la policía estatal retuvieron por más de tres horas a los periodistas Norma Angélica, de MS Radio; Gerardo Castillo, de Martínez sin Filtro, y Daniel Rivas, de Notimar.

También fueron remitidos al C4, Javier Villegas, funcionario de la dirección de gobernación municipal, su hijo y la esposa de este, Gilda Gallegos.

Tanto los periodistas, como los funcionarios municipales y el activista, fueron liberados cerca de la media noche, pero acusaron daños y el robo de su equipo de trabajo, y que fueron golpeados por los elementos de seguridad.

Los periodistas fueron hospitalizados, pero advirtieron que interpondrán denuncias penales en contra de los elementos. Revelaron que tras la retención y la agresión, Norma Angélica es reportada en estado de salud grave.

Latinus buscó sin éxito a los integrantes de la Comisión Estatal para la Atención y Protección a Periodistas (Ceapp), que más tarde difundieron un boletín en el que afirmaban haber apoyado a los periodistas en la “detención arbitraria”, pero integrantes de la organización Prensa Asociada desmintieron.

“En ningún momento se tuvo colaboración alguna por parte de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de Periodistas, cómo se hace saber en un comunicado”, reclamó la organización desde sus redes sociales.

Ante ello, Prensa Asociada anunció que se reunirá con su cuerpo de abogados en las próximas horas, a fin de determinar estrategias legales para proceder en contra de los policías.

Hasta la media noche, periodistas de la región reportaron la desaparición del activista y líder de la Confederación Resistencia Civil Pacífica, Ángel Bello, junto con cinco integrantes más de la organización, quienes habrían acudido a apoyar a los manifestantes.

Los cinco activistas reportados como desaparecidos son Rubí Luna Zamora, Amado Ortiz Miguel, Timoteo León Pérez, Eutimio Luna Tejeda y Eugenio Altamirano Sandoval.

Con información de El Universal