Compartir

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el infarto que sufrió en diciembre de 2013 obedeció, en buena medida, a la aprobación de la reforma energética impulsada por Enrique Peña Nieto.

«Como era predecible, el pacto de marras (Pacto por México) se convirtió en un instrumento para profundizar en la política entreguista y antipopular. Con ese paraguas se aprobaron las más nefastas reformas: educativa, fiscal y, sobre todo, la más ambicionada, la llamada reforma energética», recordó.

«Esta última fue en buena medida la causante del infarto que padecí hace 10 años; aclaro que antes de ese gran susto me cuidaba poco y trabajaba mucho más, pensaba que eso del estrés no existía, que era una exquisitez pequeño-burguesa como la depresión y las frecuentes visitas al psicólogo. Sin embargo, constaté que estaba equivocado: la hipertensión mata».

En su nuevo libro, titulado ¡Gracias!, López Obrador explicó que el infarto es la principal causa de muerte en el país y es provocado, entre otros factores, por la tensión y el enojo.

Reconoció que tuvo que enfrentar diversas presiones que su corazón no soportó.

«En diciembre de 2013 se nos juntaron varias tareas y preocupaciones. Estábamos apurados creando las asambleas (de Morena). Sumado a ese desafío, tuvimos que enfrentar una reforma energética entreguista, que nos devolvió a los tiempos anteriores a la expropiación petrolera de 1938», expresó.

El tabasqueño también reconoció que, en esa ocasión, la movilización ciudadana resultó insuficiente o su movimiento falló.

«La gente no se movilizó como se había requerido; también es posible que nosotros no supimos hacer bien las cosas y fallamos en nuestra estrategia. El caso es que mi corazón no aguantó, pero me salvaron la ciencia y el creador y la suerte de estar en la Ciudad de México, a 15 minutos de una clínica con sala de hemodinamia».

Las negociaciones de Camacho

Previo a ese relato, el presidente reveló que, en 2012, todavía no se calificaba la elección de Enrique Peña Nieto, cuando Manuel Camacho Solís le presentó un proyecto que, a la postre, se convertiría en el llamado Pacto por México.

Detalló que el planteamiento se realizó frente al ahora ex Canciller Marcelo Ebrard y los integrantes del PRD conocidos como «Los Chuchos».

«El finado Manuel Camacho Solís era un hombre bueno, pero demasiado inclinado a la negociación y a la búsqueda del acuerdo. Nos convocó a una reunión en la que participamos Jesús Ortega, Jesús Zambrano, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, Juan Ramón de la Fuente, Marcelo Ebrard.

«Allí, el licenciado Camacho presentó un documento político que a la postre se convertiría en el Pacto por México. De manera respetuosa le dije que yo no estaba de acuerdo con aceptar ninguna alianza con el nuevo Gobierno de Pela y que solo les pedía esperar a la resolución del Tribunal», agregó.

Con información de Agencias