Compartir

La keniana Ruth Chepngetich revalidó este domingo su corona en el Maratón de Chicago, al imponerse con una actuación dominante que le permitió lograr su mejor marca personal, la segunda de siempre, y le dejó a 14 segundos del récord del mundo.

Chepngetich cruzó la línea de meta en 2 horas, 14 minutos y 18 segundos, con más de 4 minutos de ventaja sobre la estadounidense Emily Sisson, quien consiguió el récord estadounidense (2.18.29).

La atleta keniana dominó la prueba de principio a fin y llegó a los últimos metros todavía con opciones de sellar el récord del mundo, pero su tremendo esfuerzo final no fue suficiente para arrebatar a su compatriota Brigid Kosgei la mejor marca de siempre.

Hubo un dominio keniano en el Maratón de Chicago, pues Benson Kipruto se coronó en categoría masculina por delante del etíope Seifu Tura.

Chepngetich, que ganó el año pasado en 2 horas y 22 minutos, rebajó en más de 3 minutos la mejor marca de su carrera al dominar la prueba de principio a fin.

No escondió sus ambiciones en ningún momento Chepngetich, quien reconoció el viernes en una entrevista con EFE que iba a por el récord del mundo.

“Llevo varios maratones intentando batir el récord. En 2018, en Estambul, tenía ritmo para batir el récord mundial, pero mi liebre paró a pocos kilómetros para el final y no lo conseguí. Hubo muchas pruebas en las que no lo logré por muy poco”, dijo entonces Chepngetich.

“Cuando empecé a competir vi que estaba capacitada para batir el récord del mundo y puedo decir que esta es mi oportunidad para batirlo. Cuento con una liebre fuerte y espero que todo salga bien”, agregó.

Una vez más, Chepngetich se quedó a pocos segundos de hacer historia. Lo dio todo en el tramo final, pero cruzó la línea de meta en 2.14.18, a catorce segundos de la histórica marca de Kosgei.

Su tremendo esfuerzo le pasó factura al acabar la prueba, pues tuvo problemas de respiración y se tumbó unos segundos en el suelo para recuperar energías.

A pesar de eso, su actuación fue magnífica y, minutos después, expresó su orgullo por lograr retener su corona en Chicago.

La segunda clasificada fue Emily Sisson, quien hizo historia con el récord estadounidense de categoría femenina, mientras que la keniana Vivian Kiplagat tuvo que conformarse con la tercera posición, con un tiempo de 2 horas, 20 minutos y 52 segundos.

Con información e imagen de EFE