Compartir

Son seis décadas arriba de los escenarios, pero Raphael demostró la noche de ayer que su entrega y talento sigue siendo los mismos que el primer día, por su gran pasión al interpretar provocando que el público del Auditorio Nacional se pusiera de pie un sinfín de ocasiones para ovacionar su actuación.

Cada butaca de las 10 mil disponibles en el llamado Coloso de Reforma fue ocupado por fans que estaban deseosos de ver al llamado «Divo de Linares» interpretando sus mejores éxitos, en este concierto que es parte de la gira «Tour 6.0», con la cual el español celebra 60 años de carrera artística.

Sólo cinco minutos después de las 20:00 horas, la luces del Auditorio se apagaron y las notas de «Yo soy aquel» se dejaron escuchar y la emoción se desbordó cuando Raphael hizo acto de presencia en escena y comenzó con el show, el cual se caracterizó por ser de pocas palabras y mucha música.

Temas como «Vivir así es vivir de amor», «Digan lo que digan», «Mi gran noche», «Qué tal te va sin mí», «Yo sigo siendo aquel», «Estuve enamorado», se escucharon esa noche y la gente disfrutó cantando junto a su ídolo.

Pese a que llegó un momento del concierto, cuando el intérprete entonó «Nostalgias», en que su voz parecía desgastada, Raphael siguió dando lo mejor de él y el público le correspondió solidariamente con aplausos y gritos desde las butacas.

Posteriormente, llegó el momento de dar lugar a la música mexicana y acompañado de un trío cantó temas tan representativos como «Llorona», muy coreada por todo el Auditorio.

Raphael conecta con sus fans
Cada que encendía las luces para que el Divo de Linares viera al público, se le dibujaba en el rostro una sonrisa al ver a la gente de pie aplaudiéndolo, entonces siguió complaciéndolos con temas como «Fallaste corazón» y «Gracias a la vida».

En este concierto las nuevas generaciones tuvieron la oportunidad de escuchar arreglos musicales que ya no son tan comunes, que mostraron la complejidad de los temas y la maestría de Raphael para darle la interpretación exacta, con clásicos como «Cuando tú no estás», «Estar enamorado», «En carne viva» y «Resistiré».

“Te amo”, “Majo”, “Eres grande Raphael”, fueron algunas de las expresiones que se escuchaban desde la butacas, de esta forma el público le mostraba su admiración. Raphael incansable seguía entregándose en el escenario junto a los seis músicos que lo acompañaban.

Lo mejor de la noche estaba por venir, pero con ello el cierre de la noche, el cantante español dejó para el final sus grandes éxitos como «Que sabe nadie», «Yo soy aquel», «Escándalo», en esta canción además de poner a cantar a los presentes, se dio la oportunidad de rapear un poco, la noche cerró con su éxito «Como yo te amo».

“Los amo tanto, tanto, soy muy feliz”, fue lo que Raphael dijo emocionado, mientras frente a él el Auditorio Nacional cimbraba con las ovaciones del público, hasta el escenario llegó una bandera de México que tomó, se echó al hombro y salió del escenario, la gente pedía otra canción, pero a pesar de que regresó en dos ocasiones más para agradecer los aplausos, ese tema extra no llegó.

Con información de El Universal