Compartir

Un comando armado de al menos 30 personas irrumpió en un templo, al término de una boda, en la localidad de San Juan de Los Planes, en La Paz, Baja California Sur, causando temor e incertidumbre entre los asistentes.

Fue el propio obispo de La Paz, Miguel Ángel Alba Díaz, quien hoy al término de la celebración de la misa de domingo en Catedral, informó a los feligreses sobre los hechos ocurridos en el templo de San Juan Bautista -localizado a 42 kilómetros de esta capital- el día de ayer y refirió que las personas armadas “levantaron a una pareja”, quien afortunadamente, dijo, fue liberada media hora después.

“Ayer sábado, al terminar una boda en el templo de Los Planes, mientras los novios se tomaban fotos con el sacerdote y padrinos y la gente intercambiaba abrazos y felicitaciones, un grupo de más de 30 hombres armados entraron al templo. Buscaban a una pareja que afortunadamente no se encontraba ahí. La gente se asustó, tuvo miedo. Levantaron a una pareja que gracias a Dios fue soltada media hora después. Las cosas no trascendieron a mayores”, expuso.

El obispo añadió que no había tenido que realizar una denuncia de este tipo de hechos, pues en su trayectoria de servicio en el estado, nunca se habían presentado.

“Tal vez nunca denuncié este tipo de hechos, pero no fue porque callara como momia, sino porque antes jamás se habían dado este tipo de hechos. En los 21 años que llevo sirviendo en la Diócesis de La Paz. Ha habido problemas, errores, incluso corrupción en regímenes anteriores, pero esta inseguridad no existía”, enfatizó.

Dijo agradecer “infinitamente” al procurador de justicia, Daniel De la Rosa y al secretario de General de Gobierno, Homero Davis, que atendieron el llamado de auxilio para atender la situación, aunque no refirió si hubo personas detenidas.

“No tengo nada que reclamarle a la delegación de Los Planes, pues qué pueden hacer contra 30 hombres armados, ni a la presidencia municipal”, expresó, al tiempo que remarcó la falta de apoyo a las policías locales para hacerle frente a la inseguridad en las localidades.

“No se les ha apoyado suficientemente, ni desde la Federación ni desde el estado”, subrayó.

Alba Díaz dijo agradecer también al sacerdote responsable de la comunidad que le tocó hacerle frente a la situación.

“Reconozco su valentía y su prudencia para tranquilizar los ánimos y le mando un abrazo. No está solo. A todos ustedes les doy las gracias por su atención y ojalá nuestros templos gocen de más seguridad”, finalizó.

Autoridades en Baja California Sur han presumido una reducción de la incidencia delictiva en la entidad, luego de haber registrado desde 2014 hasta 2018 una escalada de violencia por el enfrentamiento de grupos de la delincuencia organizada, que dejó cientos de homicidios, levantones, cuerpos colgados y desmembrados, hechos de los cuales no se había tenido registro en la entidad, considerada hasta entonces de las más seguras del país.

Denuncian cobro de piso y desapariciones
Con todo, han admitido que siguen presentándose desapariciones forzadas, delitos por los cuales se formaron los primeros colectivos de búsquedas que a su vez denuncian de forma reiterada las fallas en las investigaciones.

El obispo de La Paz desde hace un año ha venido denunciado también un creciente delito de “cobro de piso”, el cual ha sido desestimado por autoridades locales, aunque luego de que comerciantes locales corroboraron que han sido víctimas sobre todo en el ramo de bares y centros nocturnos, anunciaron un operativo para reforzar la vigilancia en la zona dorada del malecón de La Paz y en diversas colonias.

Con información de El Universal