Compartir

Silvano Aureoles Conejo, exgobernador de Michoacán, se destapó como aspirante a la Presidencia de México; sin embargo, aún tiene cuentas pendientes con la Contraloría del estado.

De acuerdo con datos de la Contraloría, hasta la fecha se han presentado más de 800 denuncias por malos manejos presupuestales y presuntas faltas administrativas durante la administración de Aureoles Conejo, auditorías centralizadas por anomalías de casi 2 mil 700 millones de pesos, auditorías paraestatales por casi 300 millones de pesos y desvío en obras públicas.

Apenas el miércoles, la Secretaría de Contraloría de Michoacán anunció una investigación por el posible ejercicio irregular de 12 millones de pesos en diferentes dependencias durante la administración de Silvano Aureoles.

Sin embargo, Aureoles Conejo consideró que todas estas acusaciones son falsas y normales al destaparse como aspirante presidencial para el 2024, pero “yo siempre he dado la cara y la voy a dar”.

“Son unos incapaces, ineptos, incompetentes y que quieren subsanar su incompetencia echándome la culpa a mí”, sentenció Aureoles en entrevista con Óscar Mario Beteta para Grupo Fórmula.

E incluso consideró que tiene la calidad moral, el historial profesional y resultados que dejó como gobernador de Michoacán respaldan su aspiración a la Presidencia; para ello, Aureoles destacó resultados de su gobierno, como la equipación de 430 centros de salud, 27 hospitales regional, la apertura de 4 mil escuelas nuevas y ejecución de más de 5 mil obras en el estado.

“El legado que dejé en Michoacán es mucho y está documentado y soportado y no en dime y diretes”, dijo el exgobernador.

“Ante la falta evidente de resultado y del fracaso a más de un año que asumieron el gobierno, pues hay que echarle la culpa a los demás que es la receta de la casa, culpar a los otros”, agregó.

Actualmente, la Contraloría ha inhabilitado a 63 exfuncionarios del gobierno de Silvano Aureoles Conejo, mientras este inicia su gira por el territorio nacional como parte de su campaña para conseguir una candidatura a la Presidencia de la República.