Compartir

El papa Francisco aseguró este viernes (30), en la Cumbre Internacional “Deporte para todos: cohesionado, accesible y adaptado a cada persona”, en la que firmó una declaración sobre el deporte junto al alemán Thomas Bach, presidente del COI (Comité Olímpico Internacional), que el deporte “puede convertirse en un formidable aliado en la construcción de la paz”.

La Cumbre, que tuvo lugar durante los días 29 y 30 de septiembre, en la que se firmó una Declaración sobre el Deporte, finalizó con un discurso del papa en el Aula Pablo VI en el que destacó la importancia del deporte no solo como “aliado en la construcción de la paz”, sino como mecanismo para superar adversidades y como pilar fundamental para “los más pequeños”.

“La Iglesia está cerca del deporte porque cree en el juego y en la actividad deportiva como lugar de encuentro entre personas, de formación en valores y de fraternidad. Su dimensión es fundamental, especialmente para los más pequeños: genera alegría, sociabilidad y amistades; y al mismo tiempo es educativo”, dijo Francisco en su discurso.

“El deporte permite establecer relaciones sólidas y duraderas, es un generador de comunidad. Si el mundo del deporte transmite unidad y cohesión, puede convertirse en un formidable aliado en la construcción de la paz”, añadió.

El pontífice, además, puso de manifiesto la ayuda que puede suponer el deporte para las personas en riesgo de exclusión social: “¿Cuántas personas que estaban en condiciones de marginación han superado los peligros del aislamiento y la exclusión precisamente a través del deporte? Es un bien educativo y social, y debe seguir siéndolo”.

Aunque apuntó que todavía hay que trabajar para garantizar el deporte a todo el mundo: “Tenemos la responsabilidad de garantizar que el deporte sea accesible para todos. Debemos eliminar las barreras físicas, sociales, culturales y económicas que impiden o dificultan acceso al deporte”.

Por su parte, Bach, presidente del COI, aseguró en su discurso que “nuestra conferencia y la Declaración que firmaremos hoy son la última demostración de nuestra creencia compartida en el poder del deporte para hacer del mundo un lugar mejor”.

“Me gustaría agradecer al santo padre esta maravillosa iniciativa que ilustra lo bien que pueden complementarse la fe y el deporte, ya que comparten muchos de los mismos valores que nos guían para convivir en paz con nuestros semejantes”, agregó el mandatario.

Paralelamente a la Cumbre, el Presidente del COI fue invitado a una audiencia privada por el Papa Francisco. “En el encuentro, en el Vaticano, hablaron del deporte y de la contribución del mismo a la solidaridad y la paz en el mundo”, informó el COI.

“El Papa expresó su aprecio por las iniciativas emprendidas por el COI, en particular el apoyo a los refugiados a través del Equipo Olímpico de Refugiados y la Fundación Olímpica de Refugiados (ORF). Bach agradeció su firme apoyo e informó a su Santidad de que el COI se había inspirado en el gran afecto y apoyo de su Santidad a los refugiados”, añadió el organismo internacional.

Al dirigirse a la Cumbre, Bach “subrayó la misión del Movimiento Olímpico de promover el deporte como una fuerza del bien en el mundo y destacó su compromiso permanente de fomentar la solidaridad, la paz y la no discriminación”.

Bach también destacó algunas de las áreas en las que el COI ya está trabajando para “fomentar y promover la solidaridad a través del deporte, incluyendo la creación del Equipo Olímpico de Refugiados del COI y el establecimiento de la ORF”.

Al concluir su discurso, el presidente Bach instó a todos los asistentes a trabajar juntos para garantizar que el poder unificador del deporte se haga plenamente realidad.

Con información de EFE

CANDLEERO 30-09-2022