Compartir

La primera ministra británica, Liz Truss, dijo este jueves que su gobierno tuvo que “adoptar medidas urgentes para hacer crecer la economía” en alusión a la inestabilidad ocasionada en los mercados por el anuncio de su plan económico, que fue criticado por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En sus primeras declaraciones en público sobre las consecuencias que ha tenido el programa de crecimiento que el pasado viernes detalló su titular de Economía, Kwasi Kwarteng, Truss defendió hoy que se trata del “plan adecuado”.

Ese programa de crecimiento, que incluye masivos recortes fiscales, ha hundido la libra esterlina, ha provocado críticas del Fondo Monetario Internacional y ha motivado la intervención del Banco de Inglaterra, anunciando la compra de bonos soberanos de emergencia.

La líder tory admitió en declaraciones a varias emisoras de la BBC que estaba “preparada” para tomar “decisiones controvertidas y difíciles” a fin de hacer avanzar la economía nacional y que estaba “dispuesta a hacer lo que fuera necesario” para lograrlo.

Truss insistió en que fue necesario adoptar “medidas urgentes” para proteger al país de los crecientes precios de la energía y fomentar el crecimiento.

“Tuvimos que adoptar medidas urgentes para hacer que nuestra economía creciera, para que el Reino Unido avanzara y también para lidiar con la inflación“, explicó.

“Por supuesto esto implica tomar decisiones controvertidas, pero estoy dispuesta a ello como primera ministra porque lo que es importante para mí es que nuestra economía se mueva, asegurarnos de que los ciudadanos logran superar este invierno y estamos dispuesto a hacer lo que sea necesario para lograr que esto ocurra”.

FUENTE ; LATINUS

CANDELERO 29-09-2022