Compartir

El senador Ricardo Monreal Ávila, coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado de la República, estableció que hoy “México tiene grandes problemas y va a acrecentarlos si no los enfrentamos con eficiencia y eficacia; no sólo el de la inseguridad, sino también el cambio climático”.

Sostuvo que requiere ser revisada la estrategia de Seguridad Pública para otorgarle mayor coordinación, mayor eficacia y mayores labores de inteligencia para combatir este flagelo tan impresionante al que nos están sometiendo la delincuencia organizada y los delincuentes, pues un Estado que no es capaz de responder con la seguridad a sus ciudadanos, es un Estado que está en este momento con asignaturas pendientes.

Al presentar su libro “Las Grandes Reformas para el Cambio de Régimen”, en la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), consideró que la inseguridad “es un tema clave que incluso trato en el libro, cuando creamos la Guardia Nacional en el 2019, nosotros le dimos paso a la Constitución y a la Ley para plasmar en ella la creación de una institución de élite, un cuerpo civil que generara confianza ciudadana y con el cual pudiéramos contar para recuperar nuestra paz y nuestra tranquilidad”.

Frente a profesores y alumnos de la Escuela de Derecho de la UAEM subrayó Monreal -“no nos imaginamos que fuera tan profunda la destrucción del tejido social. Cuando arribamos al Gobierno, al Senado o al Congreso o a los órganos autónomos como parte de este proceso de renovación histórica, no creímos que fuera tan profundo el deterioro institucional de los cuerpos de Seguridad  Pública”.

“Los cuerpos de seguridad pública en los estados y los municipios estaban permeados con complicidades, con cooptaciones y con todo tipo de complicidades con las policías municipales y estatales. Aún no se concluye y aún tenemos ese gran problema en materia de seguridad pública; y no se diga en materia de procuración y administración de justicia”, remarcó.

El coordinador de los senadores de Morena apuntó que es por eso que plantea en su libro de dos tomos, “de qué manera podemos enfrentar estos grandes retos que ahora México está viviendo. Retos también en el futuro, como son: la tecnología de la información, la geopolítica, la ciberseguridad, la robótica, que viene a desplazar miles de empleos con el empleo de robots en fábricas y empresas y que desplazan mano de obra de ciudadanos, de gente de carne y hueso. Es un problema que tenemos que enfrentar, pero ya, porque ya llegó”.

Luego, al referirse al otro gran problema que tenemos, del cambio climático, enfatizó que “el medio ambiente no puede esperar. Hemos destruido nuestro planeta. Estamos generando hoyos negros en el medio ambiente y no estamos recuperando el suelo, el cielo y el agua, y cada vez más degradamos el medio ambiente y condenamos a las futuras generaciones a vivir en la depredación ambiental a la que estamos sometiendo a las generaciones nuevas: nuestros hijos y nuestros nietos”.

Indicó que todo esto lo plantea en los dos libros, “como causas futuras a las que pronto tenemos que enfrentarnos. Hago un análisis de lo que hemos hecho, pero también hago una perspectiva de lo que falta por hacer y a lo que tenemos que enfrentarnos”.

Abundó enseguida en que México tiene asignaturas pendientes: la inseguridad, el campo mexicano, la recuperación económica post Covid. Todas estas son tareas que tenemos que enfrentar de inmediato y que son indispensables. De ahí la importancia, dijo a los alumnos de derecho que atendieron su conferencia; es una comunidad amplia, cerca de 3 mil 200 alumnos que estudian derecho en la UAEM, que el año pasado estuvo rankeada entre las primeras universidades del país.

Señaló ante los integrantes de esa comunidad que “la clase política y sus liderazgos está agotada y necesita una regeneración urgente, y la única manera de dar paso a esa nueva generación es con la formación política-jurídica-económica y social de quienes ya son nuestro relevo en la generación de dirigencia y de gobierno en las próximas décadas y en los próximos tiempos”.

Tras recordar que él fue estudiante universitario y ahora es maestro de Derecho, arengó a los alumnos ahí presentes: “Nosotros que somos estudiantes de Derecho, ustedes que son estudiantes de Derecho, nosotros que somos maestros de Derecho, tenemos que enseñarles que hay que convivir, coexistir pacíficamente con reglas y normas que todos respetemos y que todos observemos.

No hay excepción a la aplicación de la ley y no hay excepción en la propia observancia del Estado de Derecho. La seguridad jurídica, la prosperidad, la paz social, la tranquilidad, sólo se puede dar si todos respetamos la ley y si se aplica la ley a quienes vulneran y a quienes violan nuestras disposiciones jurídicas.

¡Sí! La ley es la ley, y todos los que somos parte de un sistema jurídico mexicano, tenemos que aprender a respetar y a observar el Estado de Derecho para que pueda haber prosperidad y tranquilidad en las sociedades como la nuestra, concluyó.