Compartir

Trasciende en diferentes análisis de coyuntura política, la posibilidad de un ingenioso escenario en el camino de Francisco Cabeza de Vaca, aun gobernador de Tamaulipas, en su estrategia de defensa de una inminente persecución política al dejar el cargo; eventualidad que da como un hecho el mandatario.

Cualquier individuo sabe que hoy por hoy, Tamaulipas atraviesa por estos días una tensión política extrema. Es casi una constante para esa entidad, que ahora no logra transitar el proceso de cambio de gobierno con algo de certeza. Violencia, polarización política e incertidumbre institucional son una combinación explosiva.

El próximo miércoles, se dice que será un día decisivo porque la Sala Superior del Tribunal Electoral resolverá las impugnaciones alrededor de la elección que arrojó al morenista Américo Villarreal como gobernador electo. El senador con licencia tendría que asumir el 1 de octubre y aún no sabe si el máximo órgano judicial electoral le validará los comicios.

Esto explica el nerviosismo y las acusaciones públicas contras los magistrados. En especial contra Reyes Rodríguez Mondragón, contra quien Villarreal se lanzó el viernes. El mandatario electo le exigió al magistrado presidente no seguir “obstaculizando y retardando la sentencia para servir al gobernador Cabeza de Vaca y a su asesor panista, Roberto Gil Zuarth”.

El proyecto de resolución alrededor de este tema lo elabora José Luis Vargas, y el sentido de ese proyecto iría en favor de validar la elección. Pero el magistrado aún no circuló el proyecto, así que se desconoce los fundamentes de la ponencia.

Fuentes del Tribunal aseguraron a LPO que -aun sin conocer el documento- se estaría consolidando una mayoría en favor de ratificar a Villarreal como nuevo gobernador.

Por eso, en los equipos de Francisco Cabeza de Vaca se evalúan dos caminos posibles. El primero, ya revelado por el portal especializado LPO, sería una mudanza a los Estados Unidos, puesto que el gobernador saliente tiene doble ciudadanía. La ciudad elegida, al menos por el momento, sería Dallas.

El casamiento de la hija de Cabeza de Vaca se realizará este fin de semana, aunque originalmente se haría en octubre. ¿Este adelantamiento anticipa la “fuga” del gobernador? Teorías que se manejan en el oficialismo.

Las posibilidades del auto-exilio parecen haber crecido por la reorganización de un evento familiar. Es el dato que Audomaro Martínez había acercado hace algunas semanas a Palacio Nacional. El casamiento de la hija de Cabeza se realizará este fin de semana, aunque originalmente se haría en octubre. ¿Este adelantamiento anticipa la “fuga” del gobernador? Teorías que se manejan en el oficialismo.

Pero algunos asesores de Cabeza de Vaca creen que esta semana sería la ideal para tomar un camino diametralmente opuesto. Le aconsejan lanzar ya mismo su candidatura presidencial. Su destape sería una suerte de escudo político, frente a la “persecución” que -consideran- se reactivará después de la transición de gobierno.

Cuando nos encontramos a tan solo 6 días de que eventualmente –si no hay un pronuncimiento del órgano jurisdiccional en materia electoral- de que américo Villarreal asuma el poder en Tamaulipas.