Compartir

-Gobernador y Fiscal de Tamaulipas no deben echar las campanas al vuelo
-Servilismo de diputados panistas podría “tronar” en la Corte
-Le dicen a Irving “cuando veas las barbas de tu vecino cortar….”

PALACIO desde Matamoros, Tam


NI el gobernador de Tamaulipas FRANCISCO JAVIER GARCÍA CABEZA DE VACA ni el fiscal Estatal IRVING BARRIOS MOJICA deberían confiar demasiado en el decreto que pretende crear una super fiscalía, que a su vez “blinde” al mandatario una vez que concluya su período constitucional.


Si bien es cierto que la actual legislatura de mayoría simple panista votó a favor, el candado es que solo con mayoría calificada se podría dar reversa a la decisión del Congreso Local.


Sin embargo, sin que necesariamente se requiera de ser un experto en temas jurídicos, la realidad es que la fiscalía es un órgano cuyo objetivo es investigar los delitos y no prevenirlos, tal y como lo considera la reforma constitucional local al incorporar funciones propias de la seguridad pública, bajo la responsabilidad del Poder Ejecutivo.


Tan es así que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) admitió a trámite la acción de inconstitucionalidad promovida por la bancada morenista en el Congreso de Tamaulipas.


Con la modificación amañada por parte de los diputados serviles al gobernador GARCÍA CABEZA DE VACA, la Fiscalía General de Justicia del Estado tendrá bajo su responsabilidad la Unidad de Inteligencia del Estado (UIFE), el Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública, el Centro de Análisis, Información y Estudios de Tamaulipas (CAIET), el Grupo de Operaciones Especiales (GOPES) y el Centro de Comando C5.


La controversia constitucional incluye la arbitrariedad que representa la Constancia de No Corrupción que emitirá la “superfiscalìa” para quienes pretendan ser proveedores de diversos servicios al gobierno estatal y, además, la aberración que representa entregar a la iniciativa privada la mayoría de consejeros en la Comisiones de Agua Potable y Alcantarillados (COMAPAS) y Junta de Aguas y Drenaje de la ciudad de Matamoros (JAyD), privatizándose, prácticamente, los organismos operadores de ese importante servicio urbano.


Por lo pronto, la SCJN solicitó al Congreso del Estado Libre y Soberano de Tamaulipas copias certificadas de los documentos que anotan los antecedentes legislativos de la norma impugnada que incluyan dictámenes, actas de sesión, los diarios de debates y el decreto respectivo. Del mismo modo, los ministros de la Corte requirieron al Gobierno del Estado de Tamaulipas el envío de original y copia certificada del decreto publicado en el Periódico Oficial del Estado.


Ante el cercenamiento de sus atribuciones por parte del actual gobierno estatal, el gobernador electo AMÉRICO VILLARREAL ANAYA advirtió que agotará todas las instancias legales para revertir esa reforma a la constitución local que acota su obligación de garantizar la seguridad pública de las familias tamaulipecas.


Al respecto, tanto el gobernador FRANCISCO JAVIER GARCÍA CABEZA DSE VACA como el fiscal general IRVING BARRIOS MOJICA no deberían echar en “saco roto” la suerte final de JORGE WINCKLER ORTÍZ, “fiscal sembrado” al gobernador de Veracruz, CUITLAHUAC GARCÍA JIMÉNEZ, por parte de su antecesor MIGUEL ÁNGEL YUNES.


WINCKLER ORTÍZ fue destituido en septiembre de 2029 por la mayoría morenista en el Congreso veracruzano al no haber acreditado los exámenes de control y confianza. Posteriormente fue acusado por los delitos de desaparición forzada y privación ilegal de la libertad en su modalidad de secuestro.


El “ex superfiscal” fue localizado y aprehendido en Puerto Escondido, Oaxaca y puesto a disposición de un juez del XI Distrito Judicial, con sede en Pacho Viejo, y posteriormente trasladado al Centro Federal de Readaptación Social No. 1 “El Altiplano” en Almoloya de Juárez.


El jefe del Ejecutivo estatal tiene vigente una orden de aprehensión por delitos federales, aunque la acción penal está frenada por la inmunidad procesal que le proporciona el fuero constitucional local que fenece el próximo 30 de septiembre.
Por su parte, el titular de la Fiscalía General del Estado de Tamaulipas, IRVING BARRIOS MOJICA, es señalado como una autoridad represora de ciudadanos de buen vivir, empresarios y periodistas, inventando diversos delitos por instrucciones del Gobernador.


Las persecuciones políticas en contra de alcaldes morenistas que no son afines a la política del mandatario GARCÍA CABEZA DE VACA, también son señalamientos en contra del encargado de la procuración de justicia en la esquina noreste de la república mexicana.


BARRIOS MOJICA, durante su paso por la Subsecretaría Especializada en Investigaciones de Delincuencia Organizada durante el sexenio de FELIPE CALDERÓN HINOJOSA, fue denunciado por fabricarles delitos a elementos de la Policía Federal y a funcionarios estatales y municipales en el estado de Michoacán.
Así que…..no se confíen.


DESDE EL BALCÓN:


I.-Alguien de mayor rango debiera recomendarle al gobernador FRANCISCO JAVIER GARCÍA CABEZA DE VACA que pierde su tiempo y además luce ridículo inaugurando obras municipales de pavimentación. También que, las “selfies”, abrazos, besos y apapachos debieron ser por lo menos hace un año y no en las postrimerías de su sexenio.


Sí, cierto, muy cierto, la sugerencia debiera surgir de una verdadera área de comunicación y difusión y no de una oficina cuyo titular solo mantiene como prioridad cargar la maleta del jefe y ser el director de la orquesta de aplausos en los informes de gobierno y algunos otros actos masivos.
Ni hablar.
Y hasta la próxima.
mariodiaz27@prodigy.net.mx