Compartir

Conductores de la Ruta 57 anunciaron que interpondrán un amparo tras el anuncio del gobierno capitalino de retirarles la concesión, pues señalan que esto fue una venganza por haber solicitado un aumento a la tarifa.

Precisaron que con esta acción el gobierno local viola sus derechos humanos al trabajo, libre expresión y manifestación de ideas.

Gabino Ortega, dirigente de la Ruta 57, señaló que serán extinguidos por haber pedido un incremento de cinco pesos a la tarifa.

“Lo que hicimos fue pedir aumento, lo que molestó al secretario, lo que ha llevado a la Secretaría de Movilidad a discriminarnos, acusándonos de insensatos, incoherentes, y nefastos, de ser lo peor en la Ciudad, nos tratan peor que delincuentes”, expuso.

Aseguró que lo publicado en la Gaceta Oficial el pasado viernes es el resultado de un abuso de autoridad, y de funcionarios empeñados en una visión antidemocrática y alejada de toda transparencia.

Operadores y concesionarios advirtieron que el gobierno local y la Semovi no tienen la última palabra a anunciar que ‘morirá’ su operación como Ruta 57, pues más allá de una acción de gobierno, se confirma una venganza de tinte político, encabezada por Andrés Lajous.

FUENTE: DIARIO DE MÉXICO

CANDELERO, 27-06-2022