Compartir

El gobierno federal, a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP), pagó casi 70 millones de pesos para la próxima aplicación del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en ingles), una prueba que mide competencias y habilidades en matemáticas, ciencia y lectura a estudiantes de tercero de secundaria.

De esta manera se confirma la aplicación del estudio, que fue pospuesto en mayo de 2021.

Según el fallo dado por la dependencia en la licitación AA-011000999-E27-2022, decidieron entregar este contrato en adjudicación directa a la organización Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (Ceneval) por un total de 69 millones 252 mil pesos.

La licitación Contratación de los servicios para la ejecución en México del Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes PISA 2022 indica que la prueba se aplicará a ocho mil 50 estudiantes en 312 escuelas de todo el país.

Se prevé que dicha prueba sea aplicada en las últimas semanas de abril y las primeras de mayo.

Destacan que esta prueba no se aplicó en 2021 debido a la pandemia y a que había versiones de que quizá ya no se volvería a realizar en México.

El contrato explica que la prueba PISA se lleva a cabo en todos los países participantes evaluando a una muestra de la población de 15 años, e indica que en México debe haber alrededor de 56 mil escuelas con estudiantes de esa edad.

En esta ocasión, se informa en la licitación, México solamente participará para contribuir con el estudio internacional y obtener resultados a nivel de país.

Además, aclara que dentro de cada escuela serán evaluados un mínimo de uno y un máximo de 35 estudiantes, y que la muestra de 312 escuelas a participar será determinada por PISA. También, la muestra de ocho mil 50 estudiantes dentro de las escuelas será determinada por una plataforma de PISA que produce una selección aleatoria de alumnos.

Esta licitación indica que una vez recibida la muestra de escuelas, la SEP, por conducto de las autoridades educativas locales y en conjunto con el Ceneval, recolectará la información de los estudiantes susceptibles a ser evaluados.

“Posteriormente, el proveedor utilizando la herramienta que establece la OCDE, deberá producir la muestra de los estudiantes que serán evaluados”, señala.

Asimismo, se establece que el Ceneval deberá contar con un equipo de trabajo, el cual estará en contacto permanente con las escuelas que serán evaluadas, y a través de éste se le hará llegar a la escuela la información de la aplicación.

En el apartado de la preparación del operativo de la aplicación de exámenes y cuestionarios, se señala que para esta actividad se deberá analizar la muestra que será entregada por PISA y determinar la mejor logística para realizar la administración de la prueba.

En la licitación se lee que se espera que la muestra considere alrededor de 312 escuelas, distribuidas en todos los estados, en zonas urbanas y rurales.

También se indica que el Ceneval deberá contar con los equipos de cómputo para cubrir la cantidad de estudiantes a evaluar, así como las memorias USB necesarias para atender la aplicación de la prueba en el periodo autorizado por PISA, que es del 27 de abril de 2022 al 31 de mayo de este año.

Por su parte, la SEP indicó que se deberá utilizar una USB por estudiante evaluado, para contar con la evaluación aplicada, como se estipula en el documento PISA National Project Manager Manual (2020), emitido por la OCDE.

Con información de El Universal