Compartir

En plena temporada de estiaje, uno de cada cinco municipios (21.5 por ciento) en el país presenta efectos de la sequía, de acuerdo con el Monitor de Sequía de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Hasta el término de la primera quincena de este mes, en 531 de los dos mil 463 municipios se presentaba el fenómeno; además, en 710 localidades hay condiciones anormales y en 22 se considera extrema. En otros 103 se registra sequía severa.

Los estados del norte de México son los más afectados, con Coahuila, Chihuahua, Nuevo León y Tamaulipas como los que tienen mayor falta de agua en esta temporada.

Además, el Comité Técnico de Operación de Obras Hidráulicas informó que las presas que conforman el Sistema Cutzamala cuentan con un almacenamiento total de 435.5 millones de metros cúbicos de agua, que representan 55.7 por ciento de su llenado total. De esta manera, El Bosque se encuentra a 51.9 por ciento; Valle de Bravo a 61.4 y Villa Victoria a 47.5 por ciento.

Edna Gisel Díaz Acevedo, presidenta de la Comisión de Cambio Climático y Sostenibilidad de la Cámara de Diputados, indicó que es de suma importancia en estos tiempos cuidar el agua en todas sus modalidades, ya que si bien los políticos tienen la obligación de crear políticas para su abasto y protección, la ciudadanía debe también proteger el recurso.

“Es la forma de crear conciencia sobre el cuidado de nuestros recursos hídricos y la tarea es de todos. Desde luego, los gobiernos en la generación de políticas públicas que aseguren su cuidado, y la gente en ahorrar el recurso para que nos dure mucho tiempo más”, sostuvo.

La legisladora del PRD hizo hincapié en que hay una fuerte crisis por falta de agua, sobre todo en los estados del norte, y lamentó que no haya planes para conservar y utilizar de mejor forma el agua.

“Por supuesto, nosotros en el Poder Legislativo tenemos una gran tarea de legislar para que el recurso se proteja”, comentó.

Consultado al respecto, el presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos, Agua Potable y Saneamiento en San Lázaro, Gregorio Muñoz Álvarez, apuntó que hay un gran desafío en México, ya que el 99 por ciento de los organismos operadores hídricos del país tienen problemas financieros y técnicos para el suministro del recurso, por lo que es necesario incorporar mejor infraestructura para asegurar el abasto en los años siguientes.

“México tiene la necesidad de atender a más de 12 millones de mexicanos que no tienen red hidráulica, aparte de que urge mejorar la calidad del agua, ya que, de las tres mil 960 plantas de aguas residuales, dos terceras partes están paradas por falta de presupuesto”, dijo.

El morenista lanzó un llamado para que entren los tres niveles de gobierno a atender el problema, pensando en que en el agua está el desarrollo y crecimiento económico del país.

Por separado, Omar Arellano, académico de la UNAM, detalló que México se encuentra en una zona en la que el impacto del cambio climático es muy alto, lo que genera extremos climáticos como la sequía en esta temporada.

“Lo que está generando el cambio climático es muy fuerte en temas de falta de agua, aparte de que se suma la deforestación de los bosques y la falta de cobertura en los suelos y el uso irracional del agua; por ello, se necesita una política muy agresiva si queremos conservar nuestras fuentes de agua, que empiezan en los bosques”, explicó.

El experto expuso que todavía hay tiempo para proteger el agua que queda, “ya que, si no lo hacemos, en unos diez años podemos sufrir ya las consecuencias graves de no tener el recurso”. Advirtió que la sequía se va a ir acentuando y los conflictos derivados de la competencia por el agua serán cada vez más recurrentes.

Con información de La Razón