Compartir

Dos mandos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, entre ellos el jefe gama del sector Tacubaya se encuentran prófugos de la justicia debido a que enfrentan una acusación penal por el delito de desaparición forzada, en agravio de un hombre, quien fue privado de su libertad por policías y después, apareció sin vida en una barranca de la tercera Sección del Bosque de Chapultepec.

¿Qué fue lo que ocurrió?

José Alberto Serna salió de su domicilio, en la colonia Daniel Garza, con la intención de platicar con su exesposa y su hija de 12 años; tres días después fue hallado muerto en la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec.

Tres policías preventivos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) local se encuentran bajo proceso penal. Otros dos –entre ellos el jefe Gama, del sector Tacubaya- se encuentran prófugos.

La noche del cuatro de septiembre se hizo eterna para la señora María de los Ángeles, madre de José Alberto, quien deambuló horas por varias dependencias de la ciudad en busca de su hijo menor pero solo recibió negativas.

La mañana siguiente se despertó a primera hora y caminó decenas de kilómetros para solicitar una ficha de búsqueda, pero en respuesta le comentaron que tendrían que transcurrir mínimo 24 horas, en ese momento, el tiempo era fundamental para localizar a su hijo y no podía esperar.

Pese a ser rechazada por las autoridades, la esperanza de encontrar a su hijo con vida mantuvo la fuerza de la señora, quien por sus medios se movilizó en la capital para agilizar la búsqueda.

Con optimismo, pero temor de recibir la peor noticia, su madre fue a preguntar con vecinos y comerciantes de la colonia; ahí supo que la noche del sábado cuatro de septiembre, al menos cinco servidores públicos lo golpearon y subieron a una patrulla de la SSC-CDMX sin comentarle el motivo de la detención.

Esa noche, cuando el reloj pasaba de las nueve de la noche, fue la última vez que se le vio; días después, la rutina de toda la familia daría un vuelvo abrupto y cambiaría su manera de ver la vida.

Fue encontrado sin vida

Más tarde otro vecino le aconsejó que fuera a buscar en las barrancas del Bosque de Chapultepec, pues ya son varios los casos en que policías preventivos detienen a ciudadanos, los golpean y los van a dejar en el bosque.

“A un amigo lo detuvieron, le pusieron una sudadera que no era de él y le inventaron un delito. Ahorita está en el reclusorio esperando un juicio justo (…) otros chavos nos dijeron que van varias veces que los levantan, los madrean y los abandonan en el bosque”, agregó Luis, hermano de José Alberto.

Fatigada, luego de extender su búsqueda sin poder dormir o comer, la madre se lanzó caminando a la Tercera Sección de Chapultepec para gritarle a su hijo, pues ya se habían terminado los carteles impresos.

“Enano” y “Barbas” voceó por los senderos raramente transitados por automovilistas o peatones, hasta que se topó con varios albañiles. Los obreros afirmaron que momentos antes, habían sacado un cadáver de la parte baja de una barranca.

Los albañiles dijeron que no tenían más información al respecto, pero que preguntaran con sus superiores. Los arquitectos encontraron una fotografía en Twitter, se las mostraron y el mundo de la señora se vino abajo.

Fueron las personas que realizaban una construcción en el bosque, quienes aportaron la información a la familia para que pudieran reconocer a José Alberto. Horas más tarde, las autoridades confirmaron lo sucedido.

Hay tres policías detenidos

Desde la noche del cuatro de septiembre, los policías capitalinos involucrados en la detención de José Alberto se alejaron de sus funciones bajo diversos argumentos, como padecimientos médicos, entre otros.

Cuando los citaron a declarar, todos afirmaron que José Alberto fue puesto en libertad calles delante de donde fue detenido, pero la investigación exhaustiva arrojó lo contrario. Las patrullas oficiales de la SSC-CDMX se adentraron en la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec.

Días después, tres de ellos fueron aprehendidos por el delito de desaparición forzada de personas cometida por servidor público agravada. Dos más, entre ellos el jefe Gama del sector Tacubaya, siguen sin presentarse a declarar ni a trabajar.

En las audiencias, los tres servidores públicos afirmaron no haber participado en lo señalado, pero fueron plenamente identificados por un testigo del día de la detención y en los documentos de la dependencia apareció que estaban en sus funciones.

Abogados de la familia afectada confían en que, durante los próximos días, detengan a los otros dos policías involucrados; además, buscarán agregar tres cargos más a los policías; homicidio, tortura y abuso de autoridad.

A pesar de la detención de tres presuntos implicados en la desaparición y homicidio de José Alberto, sus familiares han denunciado acoso de otros policías del mismo sector y se dijeron temerosos por posibles represalias en su contra.