Compartir

Mes y medio después de la muerte del mediático empresario francés Bernard Tapie la justicia francesa pronunció este miércoles (24) duras penas contra los responsables del pago al hombre de negocios de una elevada indemnización por la venta de Adidas, parte de su emporio que le había sido confiscado.

Entre los condenados destaca el actual consejero delegado del operador de telecomunicaciones Orange, Stéphane Richard, que fue jefe de gabinete de la entonces ministra de Economía, Christine Lagarde, actual presidenta del Banco Central Europeo (BCE).

El tribunal le sentenció a una pena de un año de cárcel exento de cumplimiento y una multa de 50 mil euros por haber maniobrado para que Tapie obtuviera de las arcas públicas una indemnización superior a lo que le correspondía.

Ese pago fue de 403 millones de euros, fijados en 2008 por un arbitraje privado en el que había personas muy cercanas al empresario, lo que motivó que siete años más tarde fuera anulado por la justicia.

Richard anunció que recurrirá la sentencia al Supremo y puso su cargo a disposición del Consejo de Administración del gigante de las telecomunicaciones, que se reunirá en las próximas horas para determinar su futuro.

El tribunal condenó a tres años de cárcel y 300 mil euros de multa a Pierre Estoup, miembro del grupo de arbitraje que fijó la indemnización y considerado por la sentencia como el hombre que maniobró para que fuera tan elevada.

Estoup, que en la actualidad tiene 95 años, formó parte de ese arbitraje gracias a la intervención de Maurice Lantourne, abogado personal de Tapie, quien fue condenado a tres años de cárcel, dos exentos de cumplimiento, y 300 mil euros de multa.

Las duras penas contrastan con la absolución general que había sido pronunciada en 2019 en primera instancia.

Apelación considera que se burló la ley en la atribución de esa importante indemnización a Tapie, otorgada por la venta del fabricante de material deportivo Adidas, que le había sido confiscado por la justicia y vendido, según el empresario, muy por debajo de su valor real.

Tras años de litigios, el Ministerio de Economía dirigido por Lagarde aceptó solucionarlo con un arbitraje privado, que acabó fijando la indemnización de 403 millones para Tapie.

La actual presidenta del BCE fue condenada por ello en 2016, cuando estaba al frente del Fondo Monetario Internacional (FMI) por “negligencia” en este caso por un tribunal especial, pero no se le impuso ninguna pena.

FUENTE , EFE

CANDELERO 24-11-2021