Compartir

El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó esta noche su tercera ceremonia del Grito de Independencia, la segunda con un Zócalo vacío debido a la emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19.

Al inicio de la ceremonia, acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez, el titular del Ejecutivo federal escuchó un toque militar; previo a salir al balcón principal de Palacio Nacional, el mandatario mexicano guardó un minuto de silencio por las víctimas de la pandemia de COVID-19 en el Salón Embajadores.

Posteriormente, López Obrador salió al balcón y lanzó las arengas para recordar a los héroes que nos dieron patria y libertad, en donde también gritó ¡Viva la democracia! y ¡Viva la honestidad!.

En el balcón principal se encontraban autoridades de las Fuerzas Armadas y su esposa Beatriz Gutiérrez.

Aunque no dejaron pasar a personas, muchas se concentraron en los alrededores del Centro Histórico de la Ciudad de México.