Compartir

El saltador británico Tom Daley ha dado una lección en los Juegos Olímpicos de Tokio nada más hacerse con la medalla de oro en salto de trampolín sincronizado.

Daley, de 27 años y su compañero Matty Lee se han hecho este lunes con la medalla de oro en el trampolín de diez metros sincronizado de los saltos por delante los chinos Cao Yuan y Chen Aisen y los rusos Aleksandar Bondar y Viktor Minibaev.

Daley y Lee tomaron el mando de la final a partir del cuarto salto y se colgaron el oro con una puntuación de 471.81 por los 470.58 de los actuales campeones del mundo, mientras que los poseedores del bronce se quedaron muy lejos (439.92).

Pero no sólo se recordará a Daley por su merecida victoria. En palabras a los medios tras la competición, el joven ha querido hacer un alegato LGTBIQ sobre la inclusión en el deporte y en contra de la homofobia.

“Salí del armario en diciembre de 2013 y cuando era más joven, siempre sentí que estaba solo y que era diferente y no encajaba y había algo en mí que nunca iba a ser tan bueno como la sociedad quería que fuera”, ha explicado. Por eso espera que “cualquier joven LGBT pueda ver que no importa cuán solo se sienta en este momento, no está solo y puede lograr cualquier cosa. Hay muchos miembros de la familia que eliges aquí listos para apoyarte ”.

“Estoy increíblemente orgulloso de decir que soy un hombre gay y también un campeón olímpico. Me siento muy empoderado por eso”, ha señalado.

FUENTE: AGENCIAS

CANDELERO, 26-07-2021