Compartir

Suecia ya tiene bien claro cómo hacerle daño a Estados Unidos y quita lo invicto de 44 partidos y en un encuentro que dominó de principio a fin e impulsada por la inspiración de Stina Blackstenius, autora de dos goles, logró sacar un triunfo de 3-0 que pone en gran riesgo la continuidad de la potencia americana en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Después de que echara al representativo norteamericano en los Cuartos de Final de Rio de Janeiro 2016, el equipo sueco volvió a dejarlo mal parado, aunque esta vez la diferencia entre ambos equipos fue mayor a la de entonces.

Si bien el equipo de las barras y las estrellas fue el que inició mejor en el parido, conforme transcurrieron los minutos se desvaneció su dominio hasta ser completamente arrollado.

Suecia no tardó en demostrar su superioridad y ya en los primeros 10 minutos dispuso de dos ocasiones sobre la portería de una Alyssa Naeher que no tuvo su tarde en Tokio. Estados Unidos reaccionó y tuvo más balón, hasta que en el minuto 25 se vio por detrás en el marcador.

Sofia Jakobsson puso un centro desde la derecha al que Stina Blackstenius que al minuto 24, se adelantó en el primer palo a la salida en falso, con los puños por delante, de la guardameta estadounidense.

Estados Unidos se marchó al descanso metiendo el miedo en el cuerpo a las suecas con un cabezazo al palo de Rose Lavelle, pero hasta ahí llegaron. Ni el doble cambio al descanso de Andonovski, sustito de Jull Ellis -campeona del mundo en 2015 y 2019- incluyendo la sustitución de la estrella Alex Morgan, surgió efecto.

Al minuto 55 Alyssa Naeher volvió a mostrarse dubitativa en la salida a un balón suelto tras tocar en el palo y le costó el 2-0 a su equipo, ya que Blackstenius estuvo más atenta y remató a placer al borde del área pequeña.

Todavía había opción a engancharse al partido, pero Suecia acabó con ellas para vivir un final tranquilo. Estados Unidos estaba desubicada, la derrota no es su terreno como demuestran los 44 partidos sin perder, y esta situación provocó desconcierto en la defensa. Así logró Lina Hurtig el 3-0 definitivo, con un cabezazo en el segundo palo sin apenas tener que saltar.

Estados Unidos vivirá días difíciles en los que lidiar con la derrota siembra de dudas a un conjunto que sigue aspirando a ser el primero que se lleva Mundial y Juegos Olímpicos de forma consecutiva.

Ambos representativos compiten con Australia y Nueva Zelanda dentro del Grupo G.

FUENTE : AGENCIAS

CANDELERO 21-07-2021