Compartir

México jugó por primera vez un partido de sóftbol en las Olimpiadas, con desenlace desfavorable porque Canadá se impuso por 4-0 en la jornada inaugural de los Juegos Olímpicos de Tokio, con un juego en el que la lanzadora estelar Dallas Escobedo nunca entró en ritmo.

El equipo mexicano tuvo complicaciones en ofensiva ante los indescifrables lanzamientos de la ganadora Sara Groenewegem. En el momento de su salida fue que las mexicanas dieron su primer hit y conocieron la segunda base, en la quinta entrada.

Para ese momento, el daño ya estaba hecho. La novena mexicana fue sorprendida en la entrada inaugural por la precisión de las bateadoras canadienses, quienes tuvieron mucho contacto a los lanzamientos de la estelar Dallas Escobedo.

Todo comenzó con el toque de suerte que suele acompañar a hits dentro del cuadro. Así se subieron a las bases Victoria Hayward y Larissa Franklin, la primera de ellas llegó al home tras una línea de Kaleigh Rafter a un lanzamiento fuera de Dallas.

México jugó agresivo y optó por una formación cerrada en búsqueda de un doble play, pero Jenn Salling conectó una rola que se escurrió entre la primera y segunda base, para remolcar a Franklin.

Antes, México se quedó a unos centímetros de adelantarse en la parte alta de la entrada. Si bien la abridora canadiense retiró en orden, un batazo de Sydney Romero fue atrapado por la jardinera izquierda a unos pasos de la barda.

Cuando la novena tricolor comenzaba a tener turnos al bat más prolongados y Escobedo a retirar sin mayores inconvenientes, un lanzamiento en la zona baja fue detonado por Salling y depositado detrás del muro del jardín derecho, para poner la pizarra por 3-0.

A las canadienses hasta los rebotes o accidentes le salían bien, como una rola en la que Groenewegem hizo malabares e incluso así consiguió vencer la velocidad de Nicole Rangel en la cuarta entrada.

En la parte baja, Canadá sacó provecho de todo vía Hayward, quien llegó a primera base porque la antesalista no pudo atrapar un batazo, pasó a segunda con un wild pitch de Escobedo, luego a tercera con rola de Franklin y con hit de Kelsey Harshman puso el 4-0.

La batalla desde la placa mostró las dos caras de la moneda en cuanto al control de lanzamientos. Groenewegem se erigió como la jugadora más dominante del compromiso porque regaló una base por bolas y no permitió hit ni carrera en sus cuatro entradas de labor. La abridora mexicana trabajó los mismos innings, en los que permitió siete inatrapables y cuatro carreras, además de que obsequió cinco bases por bolas y cargó con la derrota.

FUENTE : OLYMPIC

CANDELERO 21-07-2021