Compartir

Senadores del PAN demandaron al Gobierno federal dejar de utilizar el proceso de vacunación con fines políticos.

En un punto de acuerdo presentado ante la Comisión Permanente, acusaron que previo al proceso electoral del pasado 6 de junio la aplicación de vacunas registró un aumento inusitado, pero éste se desplomó una vez concluidos los comicios.

Los panistas acusaron al Gobierno federal de tratar de influir en el voto de los ciudadanos, por lo que le demandaron dejar de usar la vacunación con propósitos políticos y hacer de la salud de las y los mexicanos su máxima prioridad.

“La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión exhorta al titular del Poder Ejecutivo federal a dejar de utilizar con propósitos políticos la vacunación contra la enfermedad por Covid-19, como quedó demostrado por la reducción en el número de inmunizaciones aplicadas a la población después de las elecciones del pasado 6 de junio, poniendo a la salud de las y los mexicanos como la máxima prioridad de las acciones de su Gobierno”, indica el punto de acuerdo.

Los panistas llamaron a la Secretaría de Salud a incrementar el número diario de personas vacunadas, a fin de concluir el proceso de inmunización lo más pronto posible.

“La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión exhorta a la Secretaría de Salud del Gobierno federal a realizar las acciones conducentes para incrementar el número diario de personas vacunadas contra la Covid-19, inmunizando a la totalidad de la población susceptible de aplicarse la vacuna en el menor tiempo posible, con el propósito de combatir la evolución de la pandemia, lo que nos permita como sociedad retomar con mayor seguridad todas nuestras actividades económicas y sociales”.

En la exposición de motivos, el punto de acuerdo señala que el 3 de junio pasado, 3 días antes de las elecciones federales y locales, el Gobierno federal presumió que se habían puesto más de un millón de dosis de vacunas contra el Covid-19, debido a que en los días previos a la jornada electoral el proceso de vacunación registró un aumento inusitado.

No obstante, agregaron, una vez celebradas las elecciones el ritmo en la aplicación de las vacunas se desplomó.

“Tras las elecciones del 6 de junio, el número de vacunas aplicadas contra el Covid-19 bajó 32%. Las personas vacunadas pasaron de 7 millones 270 mil 756 entre el 23 de mayo al 5 de junio, a cuatro millones 942 mil 778 del 7 al 19 de junio”, señala.

El documento recuerda que el presidente Andrés Manuel López Obrador adjudicó la desaceleración en el número de personas vacunadas a una reducción en la llegada de lotes de dosis al país.

No obstante, afirma que esta explicación es inaceptable, porque en esas fechas el Gobierno federal contaba con casi 9.5 millones de dosis almacenadas.