Compartir

A tres semanas de la elección, Ricardo Bours Castelo, declinó a su candidatura al gobierno de Sonora por el partido Movimiento Ciudadano, luego del asesinato del abanderado de Cajeme, Abel Murrieta Gutiérrez.

En un comunicado se pronunció a favor de la alianza “Va por Sonora” que encabeza Ernesto Gándara Camou.

La tarde del lunes, el empresario publicó en sus redes sociales un comunicado con la declinación, donde dice que el asesinato contra el candidato de Cajeme no fue un hecho aislado, y es consecuencia de la violencia que impera en el municipio.

“Lamentablemente no fue un hecho aislado, es la grave consecuencia de la incontrolable violencia e impunidad que está devastando al país. En México no hay paz por la incapacidad y la incompetencia de sus gobiernos”, expuso en la carta firmada cómo “Acuerdo por Sonora”.

Bours Castelo comentó que la seguridad de Sonora está sobre cualquier ambición o proyecto personal; por ello a 20 días de la elección, anunció que se suma al proyecto de la alianza que une al proyecto de Ernesto Gándara Camou, el abanderado de la alianza “Va por Sonora” de la alianza PRI-PAN y PRD.

“Para que Sonora gane, hemos decidido ser un factor de unidad alrededor de la candidatura de Gándara Camou. Aclaro que esto no es una declinación. Es un acuerdo de unidad en el que ambos hemos convenido para Sonora recupere la seguridad”, mencionó.

Con ello, cinco candidatos quedan en la contienda a la gubernatura de Sonora: Alfonso Durazo Montaño, por Morena; Ernesto Gándara Camou, de la alianza Va por Sonora; Rosario Robles Robles, por FXM; Cuauhtémoc Galindo, de Redes Progresistas y Carlos Zatarrain, del PES.

Este martes, el Instituto Estatal Electoral tiene programado el segundo debate entre los candidatos al Ejecutivo Estatal.

El 13 de mayo, Abel Murrieta Gutiérrez, candidato de Movimiento Ciudadano a presidente municipal fue asesinado a balazos mientras repartía volantes proselitistas en el Centro de Cajeme, el cuarto municipio más violento del Mundo, según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal.

El pasado sábado, un contingente marchó por las principales calles en inconformidad por la alza de homicidios dolosos, exigieron a las autoridades de Gobierno garantías de seguridad para el municipio, que de enero a la fechan suman más de 250 asesinatos.