Compartir

La expresidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, fue cambiada de cárcel luego que un juez retrocedió y anuló una orden para que sea atendida de su cuadro de hipertensión en una clínica.

La Dirección de Régimen Penitenciario informó en un comunicado que la salud de la exmandataria es “estable” y que el cambio fue para darle una mejor atención a su salud en otro penal con mayores condiciones.

“Me sacaron diciéndome que iba a la clínica”, dijo Áñez en un breve contacto con la prensa durante su traslado en una ambulancia. La exgobernante lleva 5 días de detención preventiva por un presunto caso de terrorismo y sedición.

Áñez, de 53 años, tiene problemas con la presión arterial y a raíz de su detención en una cárcel el cuadro se le complicó por lo que su familia buscó varias formas para que fuese trasladada a un hospital, informó su hija Carolina Ribera.

La tarde del viernes la familia consiguió la orden de la justicia para que pueda ser tratada en un centro de salud, pero horas después el juez retrocedió y envió a una unidad médica del Instituto de Investigación Forense (IDIF).

FUENTE: AGENCIAS

CANDELERO, 20-03-2021