Compartir

  Alma Grande

El impedimento para que Rogelio Franco Castán no compita en las elecciones del 6 de junio, como diputado federal, suma obstáculos que provienen de puntos diferentes del poder: El Presidente de la República, el presidente de Morena, la Fiscal General de Veracruz y el gobernador de Veracruz.

La primera acusación contra el exdirigente estatal del PRD fue una supuesta agresión física a su entonces esposa en 2016, la presunta víctima mostró un año después fotos de ella con golpes en la cara y no fue sino hasta tres años después que inició la querella contra su exesposo, con quien tiene tres hijas, quienes desde el incidente viven con él ante la necedad de la madre por insistir en culparlo de una agresión que nunca ocurrió.

La señora posteriormente dijo ante los medios que las fotografías habían sido truqueadas y la cuenta de Facebook donde realizó las acusaciones hackeada, luego se desdijo de esto.

El expediente UIPJ-1/DXI/FE2/522/2021, armado de prisa y de manera inconsistente por la Fiscalía General del Estado de Veracruz que encabeza Verónica Hernández Giadáns, fue ejecutado el sábado 13 de marzo, deteniendo al perredista. En la aprehensión se le aumentó un delito más: el de “ultrajes a la autoridad”, figura de reciente aprobación en el Congreso local, el cual le imputaron ante la fragilidad de la denuncia por maltrato familiar.

Por el delito sembrado contra Franco Castán la sentencia es de ocho meses; es decir, que podría quedar en libertad en agosto, una vez que las elecciones hayan pasado, impidiendo la competencia electoral del inculpado.

Las voces de protesta exigiendo su libertad se multiplican en el norte de Veracruz, la gente que lo conoce sabe que no es capaz de realizar este tipo de agresiones y que se trata sólo de una artimaña electoral para impedirle el paso al Congreso.

Jesús Zambrano Grijalva, líder nacional del PRD, exigió la libertad inmediata de Rogelio Franco Castán, aseguró que la acusación es un burdo pretexto por parte del gobernador Cuitláhuac García Jiménez para sacarlo de la contienda electoral, quien ha demostrado que hace prácticas de represión e intimidación contra sus adversarios y llega al extremo de utilizar al Ministerio Público para operar políticamente, cometiendo abuso de autoridad.

Asimismo, el líder perredista exigió al Secretario de Gobierno Eric Cisneros y a la Fiscal Verónica Hernández dejen de mentir al decir que no hay motivaciones políticas. Por su parte, los partidos en alianza con el PRD, como el PAN y el PRI, no han levantado la voz en defensa de su candidato.

Ahora, la detención de Rogelio Franco Castán se convierte en la existencia de presos políticos en el régimen que asegura hay libertad y pluralidad de ideas, lo cual pone en entredicho toda la demagogia de una 4T que intenta ganar las elecciones con trampas y ejecuciones judiciales a la medida de sus intereses.

Es muy probable que la visita que realizó Cuitláhuac García a la Ciudad de México el martes 16 de marzo, sirviera para rendirle su parte de guerra a Andrés Manuel López Obrador y decirle “MISIÓN CUMPLIDA”, ante el encarcelamiento de un veracruzano inocente.

PEGA Y CORRE. – Siguen los amparos contra la reforma eléctrica, hasta ahora suman 27. Todavía faltan…