Compartir

En las nubes

Sonrojados presumimos el mensaje, anónimo—de alguna amistad femenina, seguramente—que nos acaba de llegar.

Integro:

“Como persona eres fuerte. No solo fuerte por dentro, sino también fuerte por fuera. Eres astuto, inteligente y puedes ser cruel cuando te arrinconan.

“También eres adaptable.

“Has tenido muchas experiencias en la vida, y aunque el núcleo de la historia tiene un parecido con la persona que comenzaste, los eventos de la vida por los que pasaste y las personas que llenaron tu vida te impactaron fuertemente, moldeándote en la persona que eres hoy.

“Eres más fuerte que antes, y si hay algunos rasguños, rayones e incluso óxido, siempre puedes transformarte de nuevo”.

Respondemos con cautela con una breve frase que lo dice todo:

“No es tan duro decir el pan está duro. Sino es más duro no tener pan”.

Y a otra cosa, Lechucita.

Entre el Machismo y el Hembrismo nos habla, mejor dicho, nos explica por escrito un colega Luis Pasco Chávez, desde Guadalajara, Jalisco. Estimado Carlos Ravelo Galindo: Me es grato saludarlo.

“Abacha — Entre paréntesis el amigo Abacha, Alfredo Barba Chávez, es editor de un matutino en la ciudad de Aguascalientes, donde reside. Y viejo colega de El Universal. Amigo nuestro y colega escritor— me proporcionó excelentes reflexiones de su persona.

Me animo a escribirle y elogiar su texto: Nos lo platica una escritora….

El machismo es milenario. Coincido.

Y no todo es culpa del hombre.

Desde muy joven, escribí algo acerca de este tema: Muchas mujeres, muchas madres, son las primeras en fomentar el machismo entre sus hijos.

El tema, no es un asunto simple, ni de una mirada ligera…

Abacha, me ha publicado: “La violencia no tiene género”, entre otros temas, en donde afirmo:

«La violencia de ayer contra las mujeres manifestantes en Aguascalientes, es parte de la violencia estructural, de la violencia política y evidencia…que las mujeres en realidad no interesan…lo que interesa es su utilización política»

Decía Nietzsche:

«Las iglesias a las primeras que arrodilla son a las mujeres».

«Proclamar equidad de género, en las parejas, en las familias, en una sociedad altamente fragmentada, desigual y con profundas inequidades, que sufren y padecen tanto hombres como mujeres, es una quimera, una fantasía.»

«Rechazamos la “estigmatización” del hombre como agresor y de la “victimización” de la mujer, en las relaciones de parejas afectivas familiares o de convivencia. No todos los hombres son agresores, ni todas ellas “santas palomas¨»

«Lo absurdo es predicar esta “equidad genérica” entre el hombre y la mujer en una sociedad profundamente desigual, discriminatoria e injusta como la sociedad que nos rodea»

Saludos desde Guadalajara, Luis Pasco Chávez”.

craveloygalindo@gmail.com