Compartir

mohacan@prodigy.net.mx

Muy mal síntoma es que tanto Enrique Alfaro de Jalisco como Javier Corral de Chihuahua, se deslinden de la postura que, como miembros de la Alianza Federalista de Gobernadores, firmaron en la Carta hecha pública que ayer viernes 26 enviaron al Presidente López Obrador, después de su reunión plenaria en Monterrey.

Y es mal síntoma, porque con eso provocaron los rumores de que se empezó a resquebrajar la unidad que prevalecía entre ellos y que, ante lo que se desató entre el Presidente y el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, Corral y Alfaro no están dispuestos a correr el riesgo de que les suceda lo mismo.

(El Comunicado a los mexicanos y la Carta a AMLO que difundió la Alianza los encuentras en www.candelero.com.mx donde se ubica nuestro  Diario Candelero de este 27 de febrero, con el título  “Para 10 gobernadores…”)

Me atrevo a adelantar que Morena arrasaría en las elecciones del 6 de Junio para reforzar el poder del Presidente López Obrador, si es que algún otro gobernador se declarara inconforme con lo acuerden sus compañeros en la Alianza Federalista, pues eso los debilitaría como el importante frente opositor  al gobierno federal que aún es, porque controlan a la mayoría de los 40 millones de ciudadanos que habitan en sus Estados y que, obviamente, son una valiosísima fuerza electoral.

En fin, eso está por verse, ya que como dicen ellos, -o sea los gobernadores federalistas- “la embestida presidencial está muy fuerte”, pero si se sostienen firmes, solidarios, aguantando “la embestida” como también dicen, pudieran  registrarse violentos barruntos de “balcanización”, con el propósito de salirse del Pacto Federal, Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Michoacán, Guanajuato, Querétaro, Durango, Aguascalientes y Colima: están pendientes Jalisco y Chihuahua.

El tema es muy, pero muy delicado….