Compartir

La Alianza Federalista —integrada por gobernadores de oposición— solicitó la renuncia del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, quien es el funcionario detrás de las acciones contra la pandemia por la COVID-19. Los mandatarios estatales argumentaron que la estrategia sanitaria no ha dado resultados y ha costado la vida de decena de miles de mexicanos.

Las diferencias entre los gobernadores y López-Gatell no es nueva. Desde que iniciaron las medidas contra la pandemia existió inconformidad por las medidas y las declaraciones del subsecretario.

La Alianza Federalista está conformada por: Martín Orozco, gobernador de Aguascalientes; Javier Corral, gobernador de Chihuahua; Miguel Ángel Riquelme, gobernador de Coahuila; José Ignacio Peralta, gobernador de Colima; José Rosas Aispuro, gobernador de Durango; Diego Sinhue Rodríguez, gobernador de Guanajuato; Enrique Alfaro Ramírez, gobernador de Jalisco; Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán; Jaime Heliodoro Rodríguez, gobernador de Nuevo León; y Francisco Javier García, gobernador de Tamaulipas.

Primer round

Los primeras confrontaciones se dieron desde mediados de marzo, el frente de “gobers rebeldes” criticó que no se habían tomado las medidas a tiempo para la contención del virus. Al no tener indicaciones, en algunos estados comenzaron a cancelar eventos masivos y a realizar medidas sanitarias en aeropuertos.

Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, manifestó que en su estado las clases se suspenderían desde el 17 de marzo, y no el 20, como lo estipuló la Secretaría de Educación Pública (SEP).

“No estamos de acuerdo, lo digo con respeto, sobre la manera como el gobierno de la República ha enfrentado esta circunstancia. Si no nos tomamos en serio lo que está sucediendo, me parece que vamos a mandar el mensaje equivocado”, declaró Alfaro en conferencia de prensa.

Diego Sinhue Rodríguez, gobernador de Guanajuato, anunció que acataría la suspensión de clases de la SEP del 20 de marzo, además que adelantó la conclusión de un Rally de automovilismo. Acciones similares se implementaron en Chihuahua y Tamaulipas.

Ahora se sabe que algunos de estos gobiernos apostaron por la protección a grupos vulnerables, otros decidieron dar apoyos económicos a adultos mayores y subsidios a pequeños empresarios de sus estados, según un análisis realizado en círculos legislativos, al cual tuvo acceso el medio EmeEquis.

Pruebas rápidas

El pasado 2 de abril, Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, reclamó a López-Gatell, quien dijo que las pruebas rápidas no son útiles para luchar contra el nuevo coronavirus, y que además había corroborado que ninguna de ellas contaba con aval de organismos de Salud, ni en Alemania, Canadá o Estados Unidos.

Alfaro, quien propuso inicialmente hacer pruebas masivas, declaró que López-Gatell mentía e incluso podría cometer «traición a la patria». Aunque ambas partes tenían definiciones distintas de lo que era una “prueba rápida”, este episodio se suma a una larga cadena de desacuerdos.

Insumos de mala calidad

A mediados de abril, la relación entre algunos gobernadores del Partido Acción Nacional (PAN) y López-Gatell se complicó, luego que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) les entregó insumos médicos que catalogaron de mala calidad.

En redes sociales, la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN) publicó las fotografías de cubrebocas y batas de “calidad penosa”. En respuesta, el subsecretario declaró en conferencia que esos insumos no eran para uso clínico, pues estaban dirigidos para personal el con riesgo de exposición muy bajo.

Para contrastar las declaraciones de López-Gatell, los gobiernos de Baja California Sur, Tamaulipas, Querétaro y Guanajuato difundieron los documentos que hacen referencia que los insumos sí eran de uso clínico.

Semáforo epidemiológico

El pasado 29 de mayo, los gobernadores de siete estados rechazaron el semáforo epidemiológico que presentó el gobierno federal para el arranque de la «nueva normalidad».

Los mandatarios estatales criticaron las acciones para el regreso a la “nueva normalidad” y en conferencia aseguraron que ellos implementarían sus propias medidas.

“Los siete estados aquí representados manifestamos nuestra inconformidad y rechazo a un semáforo que no refleja la realidad de nuestros estados, por el contrario, parece ser que tuviera un propósito político para responsabilizar a los estados por los muertos”, informaron los estados por medio de un comunicado.

Los gobernadores que se sumaron a esta acción son: de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís; Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón; Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca; Michoacán, Silvano Aureoles Cornejo; Durango, José Rosas Aispuro Torres; Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez; y Colima, José Ignacio Peralta Sánchez.

Este jueves, Hugo López-Gatell amenazó a los gobernadores de todo el país con sanciones penales y administrativas para quien no acate las medidas del semáforo epidemiológico.

El subsecretario aseguró que no se trató de un amago y argumentó que su manera de actuar fue apegada a la ley.

FUENTE: AGENCIAS

CANDELERO, 01-08-2020