Compartir

Al término de la reunión de trabajo con el gobernador del Banco de México y luego de que su titular, Alejandro Díaz de León fuera despedido con felicitaciones, a diferencia de la escenificada antier en que se dio un encontronazo entre el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell y la bancada de Acción Nacional, que terminó en zafarrancho verbal, el presidente de la JUCOPO en el Senado de la República, Ricardo Monreal dejó ver que este tipo de reuniones llegaron a su fin, dados los lamentables hechos de anteayer y exigió decoro legislativo.

Cada grupo parlamentario asume su responsabilidad, respeto a todas y todos, les dijo Monreal a sus pares. “Entiendo la sensibilidad de las y los legisladores. Yo trato de actuar sin pasión, sin dolo ni odio, preocupado por el país. Debemos actuar con pertinencia y prudencia. Asumir una actitud de hombres y mujeres de Estado, no acepto ningún mal trato para las y los legisladores”.

En su calidad de presidente de la Junta, Monreal Ávila advirtió sobre la posibilidad de dejar huérfana a la sociedad.

Somos un contrapeso que equilibra a la República, función esencial.
Debemos actuar con prudencia y pertinencia. Asumamos una actitud de gente de Estado.

Si se suspenden estas sesiones lo lamentaré mucho. Estamos dejando pasar una gran oportunidad.

Acataré lo que mi grupo parlamentario decida.

No somos un super poder, no estamos por encima del Ejecutivo ni el Judicial. Yo no quiero ningunear a la oposición y por eso busco los consensos. Si Morena decide suspender este tipo de encuentros, dejaremos pendientes las que siguen.

Y es que el reclamo del PAN reventó un ejercicio positivo y sobre todo útil de la Junta de Coordinación Política en tiempos de grave crisis y orilló al senador Ricardo Monreal a suspender las ya previstas reuniones de trabajo con los titulares del IMSS, Zoé Robledo; Juan Antonio Ferrer, del INSABI; y a Graciela Márquez Colín, de la Secretaría de Economía, en un momento en que la acción de Gobierno es lo más importante.

Es lamentable que la intransigencia y protagonismo cancelaron este ejercicio que había dado muy buen resultado por el diálogo y la coordinación entre los Poderes de la Unión.