Compartir

En nueve meses el gaschicol se disparó 318 por ciento, principalmente en el estado de Puebla, en donde se reportan 556 tomas clandestinas, representando un 64 por ciento de todos los robos reportados por Petróleos Mexicanos (Pemex).

De acuerdo con lo que publica Reforma, de enero a septiembre los gasoductos registraron 863 piquetes, 657 más que los registrados en el mismo periodo del 2018.

El gasoducto más perforado es el Cactus Guadalajara, que atraviesa los estados de Tabasco, Veracruz, Puebla, Hidalgo, Estado de México, Querétaro y Jalisco.

Según datos de Pemex, el gasoducto Cactus Guadalajara representa el 67 por ciento de la capacidad de transporte por este medio.

Ante los constantes operativos militares en Puebla contra los huachicoleros, éstos han recurrido ahora al Gas LP.

Los municipios que concentran el mayor número de tomas clandestinas son Tepeaca, con 183 tomas clandestinas; Texmelucan, con 91; Los Reyes de Juárez, con 46; Amozoc, con 36; Palmar de Bravo, con 33, y Acajete, con 29.

El delito también prendió focos rojos en el Estado de México, que reportó 196 piquetes de enero a septiembre; Tlaxcala, con 32, y Querétaro, con 25.
Por otra parte, el estado de Hidalgo, donde en todo 2018 apenas registró seis piquetes, ahora suma 24 puntos de robo de gas, principalmente en Tepeji y Tula de Allende.

Respecto a Veracruz, en 2018 se reportaron 5 tomas clandestinas de Gas LP, y ahora en lo que va del 2019 se han registrado 21 piquetes a ese gasoducto, de manera constante en Acayucan, Isla y Omealca.

FUENTE: REFORMA, CANDELERO, 23-11-19.