Compartir

El gobierno de Estados Unidos confía en que la realización de nuevas elecciones presidenciales en Bolivia ayuden a calmar la tensión política y social en el país sudamericano, señaló hoy Kevin O’Reilly, subsecretario del Departamento de Estado.

Bolivia vive un momento histórico para su sociedad y democracia y en este periodo de transición hay que darle prioridad en la organización de elecciones libres, justas y transparentes, aseveró el subsecretario de Estado Adjunto en la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental.

Bolivia cayó en esta situación por las “irregularidades” de los comicios presidenciales del 20 de octubre pasado -denunciadas por la Organización de Estados Americanos (OEA)-, dijo, las cuales permitieron que Evo Morales fuera proclamado ganador para un cuarto mandato.

Los resultados de los comicios generaron una violenta ola de protestas y enfrentamientos entre opositores y seguidores de Morales, quien renunció a la Presidencia el pasado 10 de noviembre y se encuentra asilado en México.

O’Reilly indicó que la administración de Donald Trump apoya a la mandataria interina de Bolivia, Jeanine Áñez, para que se lleven a cabo nuevas elecciones presidenciales a la brevedad posible, de acuerdo con el servicio público de radio y televisión Voz de América.

En una teleconferencia con periodistas desde Miami, Florida, el funcionario aseveró que Washington confía en que los bolivianos puedan trabajar juntos para construir una democracia sólida y un Estado basado en el respeto e igualdad de todos.

Llamó a todas las partes involucradas para que condenen la retórica divisiva y la violencia que ha causado víctimas mortales en las localidades de El Alto y Cochabamba.

“Expresamos nuestras condolencias a las familias de todos los que han muerto en los disturbios civiles (…) las autoridades bolivianas tienen que asegurar que los que agreden a un ciudadano sin justificación debe enfrentar las consecuencias legales correspondientes”, aseveró.

FUENTE ; NOTIMEX , CANDELERO 21-11-19