Compartir

A través de un comunicado, la Conferencia del Episcopado Mexicano emitió su postura luego de los diversos enfrentamientos que se registraron este jueves en Culiacán, Sinaloa y urgió «a las autoridades a realizar un sobre esfuerzo que reduzca los desbordados índices de violencia que sufre gran parte de nuestro pueblo a lo largo del territorio nacional».

A continuación el comunicado:

«Ante los recientes episodios violentos en Culiacán y otras comunidades de nuestro país, como Michoacán y Guerrero, ofrecemos nuestra oración y expresamos nuestra solidaridad a las personas que resultaron heridas y a las familias de las víctimas.

Estos acontecimientos nos provocan naturalmente temor, enojo y desesperanza. Pero queremos pasar de estos sentimientos espontáneos a la reflexión y a la respuesta colaborativa en la construcción de la paz.

Exhortamos a quienes provocan violencia, muerte y sufrimiento a recapacitar, arrepentirse y convertirse.

A las autoridades las urgimos a realizar un sobre esfuerzo que reduzca los desbordados índices de violencia que sufre gran parte de nuestro pueblo a lo largo del territorio nacional.

A todos los creyentes y personas de buena voluntad los invitamos a unirnos para trabajar por la paz, venciendo toda rivalidad, confrontación e intereses particulares.

Como Iglesia Católica nos comprometemos a fortalecer y ampliar aún más las acciones pastorales que contribuyen al respeto de la dignidad de toda persona, a fortalecer las familias, la educación para la paz, la justicia social y ayudar a sanar a las personas y comunidades afectadas por la violencia.

Invitamos a todos a ser sembradores de paz y esperanza, viviendo la justicia, el respeto, el diálogo, la colaboración y la reconciliación.

Oremos todos juntos a Jesús, Príncipe de la Paz y a Nuestra Madre Santísima que nos asistan y fortalezcan en este compromiso».

FUENTE: AGENCIAS, CANDELERO, 18-10-19.