Compartir

Por: Cecilio García Cruz

¡Jesús te ampare!….

Contra viento y marea, Cuitláhuac García, está por concluir su primer año de gobierno, plagado de desaciertos que tienen a la entidad encapsulada en graves problemas.

El mandatario no ha podido resolver los temas de inseguridad, feminicidios, nepotismo, dengue y la escasez de medicamentos para niños con cáncer.

Su imagen política es similar a la de Silvano Aureoles (Michoacán) y Cuauhtémoc Blanco (Morelos). Es  negativa.

El presidente AMLO ya no tiene los mismos elogios que antes externaba hacia su pupilo Cuitláhuac García.

En sus más recientes giras de trabajo a  Veracruz, el Ejecutivo Federal recomienda casi siempre a un gestor del Congreso Local: “Te encargo los temas prioritarios de Veracruz”.

La última expresión que se recuerda de AMLO hacia el gobernador, fue la de “Tú tienes tache”, lo que manifiesta que ya no le tiene la misma confianza de cuando inició el mandato.

Recientemente, el PAN solicitó la desaparición de poderes en la entidad y la destitución  del gobernador Cuitláhuac García, a fin de restaurar la gobernabilidad, el orden constitucional y velar por la seguridad de las familias.

Tuvo que interceder la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, para frenar la intentona panista de deponerlo. La funcionaria arguyó “que no existían elementos que avalaran tal pretensión”.

Sin embargo, los yerros cometidos en 10 meses de  la administración de Cuitláhuac, no han sido factores determinantes para destituirlo, pero para “el pueblo sabio” sí.

La primera llamada, primera, ya le fue hecha a través de la secretaria Sánchez Cordero, para solventar la problemática porque en Palacio Nacional están inconformes con los resultados.

Cuitláhuac piensa que va viento en popa por el apoyo federal que recibe, pero la realidad es otra.

Lo menos que desean en Palacio Nacional es una elección previa al 2021.

Es decir, no se atreven a jalarle la cola al tigre, para no llevarse tremendo susto.

Por ello, el mandatario se siente “amarrado” al menos por los siguientes 14 meses; claro, si no sucede algo grave y escandaloso.

Es decir, hasta que cumpla los dos años de gobierno, no se hará movimiento alguno.

Quedarse o irse, depende de los resultados que dé al último día de noviembre de 2020.

Veracruz se resiste a caer en “estado de coma”, pese a que muchos sostienen que ya está en ese cuadro  mortal.

Las arcas públicas de Veracruz, saqueadas por políticos corruptos de diferentes administraciones, dejaron a la población “chiflando en la loma”.

No hay circulante, pero sí mucho desánimo.

Hay una marcada depresión melancólica entre la ciudadanía.

Numerosas empresas han quebrado y miles de trabajadores se han quedado sin empleo.

Los pequeños negocios han cerrado sus puertas.

Veracruz, importante reserva electoral para cualquier instituto político, sigue siendo un rinconcito de patria que sabe sufrir y cantar, como lo plasmara el célebre músico-poeta  Ángel Agustín María Carlos Fausto Mariano Alfonso del Sagrado Corazón de Jesús Lara Aguirre y del Pino, más conocido como Agustín Lara o “El Flaco de Oro”.

Cuitláhuac, un hombre honesto y destacado académico, debería dar tremendo manotazo para sacudirse a los perversos e ineficientes colaboradores.

EL DENGUE NO RESPETA

La epidemia del dengue está en todo su apogeo por todo el Estado de Veracruz. Se han contabilizado 6 mil casos por lo que ya es el más afectado de todo el país por esta enfermedad viral que trasmiten los mosquitos que no respeta política, religión, ricos o pobres.

Así llegó hasta el Arzobispado de Xalapa y “tundió” a Hipólito Reyes Larios, que es el titular de esa representación eclesiástica. El Arzobispo se recupera internado en un hospital de esta localidad.

El Alcalde de Xalapa, Pedro Hipólito Rodríguez Herrero y la Secretaria de Protección Civil, Guadalupe Osorno Maldonado, también fueron infectados por el virus, aunque el Alcalde lo negó.

Quienes se contagian por segunda ocasión, corren el riesgo de que las consecuencias se agraven.

Urge que el gobierno federal apoye a las autoridades estatales y municipales para erradicar, a la brevedad posible, esta terrible epidemia. Ya van 15 muertos.

Los síntomas del dengue son fiebre alta, salpullido y dolor en los músculos y las articulaciones. En los casos más graves puede haber hemorragia profusa y un shock que pueden llevar a la muerte.

ceciliogarciacruz@hotmail.com