Compartir

Al presentar su reporte Hallazgos 2018, la organización México Evalúa, alertó sobre la posibilidad de una contrarreforma al actual Sistema Penal Acusatorio, al mismo tiempo que cuestiona que a lo largo del proceso penal, tanto a nivel federal como estatal, existen serias deficiencias en las carpetas de investigación, ya que sólo en 2018, de 2 millones 85 mil 842 carpetas, sólo 81 mil 80 derivaron en vinculación a proceso, para un paupérrimo 3 por ciento.

Por otra parte, en este estudio que ofrece un seguimiento y evaluación al Sistema de Justicia Penal, se señala que existe una impunidad del 96.1 por ciento a nivel estatal y un 96.4 a nivel federal, lo que ha mostrado una mejoría en las condiciones de eficiencia y eficacia de las instituciones encargadas de impartir justicia, a las que se les «tacha» de ser una «puerta giratoria» para todos aquellos que cometen un ilícito.

Lo anterior ha permitido que se hayan aprobado reformas como la del artículo 19 en materia penal, donde se amplían los delitos que ameritan la prisión preventiva y que son incompatibles con el Sistema de Justicia Penal Acusatorio.

A decir de María Novoa, coordinadora del programa de justicia de México Evalúa, se observa un rezago a nivel nacional en la consolidación del sistema de justicia penal acusatorio.

«A pesar de que ha habido avances en las capacidades de investigación criminal, hay poca profesionalización en los Ministerios Públicos, la falta de capacitación en las policías; nos encontramos que existe una falta de competencias para iniciar la investigación en un caso; también la falta de «inteligencia», entendida ésta como el poco uso de los recursos tecnológicos, el poco uso del análisis de datos; en fin, hay un déficit en el uso de la tecnología por parte de las corporaciones policíacas, la gran mayoría no cuenta con la sistematización de sus procesos, y eso afecta sin duda la toma de decisiones», dijo Novoa.

Por otra parte, Edna Jaime, directora general de México Evalúa, en su texto fechado el 9 de agosto de este año en el periódico El Financiero titulado «A pesar de todo, seguimos creyendo en esta justicia» expresó que: «El mérito de una metodología de evaluación y seguimiento, como la planteada en ‘Hallazgos’, es que permite identificar avances, retrocesos y desafíos.

Quizá lo más positivo que se puede encontrar en sus distintas ediciones es que sí hay movimiento, entidades que avanzan. Esto es una buena noticia porque significa que no estamos condenados necesariamente al fracaso.

Y a los creyentes de una transformación de esta naturaleza, nos da argumentos para plantear que el nuevo modelo tiene futuro.»

«No hay accidentes ni espontaneidad en los resultados. Detrás de cada buena calificación hay dedicación. Políticas públicas acertadas. Y es grato encontrar a autoridades con visión. Son los que asumen que no hay mejor legado para este país que fortalecer capacidades de Estado para hacer justicia», lo que, a decir de la directiva, da elementos de confianza para continuar trabajando en el Sistema de Justicia Penal.

Esto indica que hay gente dentro de las autoridades de los tres niveles de gobierno, operadores del Sistema, legisladores y organizaciones de la sociedad civil, que han dado su voto de confianza al sistema de justicia penal.

La Fundación México SOS y la Red Nacional de Mesas de Seguridad y Justicia, al igual que los citados actores, impulsan las estrategias para consolidar el SJPA para el que, si queremos un país, más seguro y justo, no puede haber marcha atrás.