Compartir

La Arquidiócesis de México dijo que ante los dolorosos acontecimientos recientes, quiere expresar su cercanía y solidaridad con quienes están sufriendo ante las diversas consecuencias.

Luego de que un juez de control abrió un proceso contra el padre Francisco Javier “N” por el delito de homicidio culposo en contra del joven Leonardo Hugo Avendaño, cometido el pasado 12 de junio.

A través de su editorial de este domingo publicado en Desde la fe, la Arquidiócesis de México que es presidida por el cardenal Carlos Aguiar Retes, menciona que desde su fundación, hace casi dos mil años, la Iglesia Católica ha atravesado por incontables problemas, “han sido las caídas de la Iglesia las que permiten entender que no es solamente una institución humana y pecadora, conformada por seres humanos frágiles, sino divina, más aún santa, en virtud de haber sido fundada por Cristo”.

Como ha ocurrido en otros tiempos, la iglesia xige una unidad inquebrantable. Ya que es el primer elemento sobre el cual todos debemos trabajar.

“Cuando una parte del cuerpo místico de Cristo –que es la Iglesia– sufre, o tiene algún problema o herida, el conjunto también se ve afectado, lastimado, dañado. Y es que el dolor de esa parte es el dolor de todos”.

La Iglesia tiene muy claro que, en momentos aciagos, resulta vital salir al encuentro de la comunidad afectada y tomar medidas “para lograr la sanación de esta con el fin de continuar unidos construyendo el Reino de Dios en la tierra”.

FUENTE: AGENCIAS, CANDELERO, 30-06-19.