Compartir

La Casa Blanca advirtió el lunes que si prospera un proyecto de ley impulsado por la oposición demócrata para regularizar a cientos de miles de migrantes, los asesores del presidente Donald Trump le aconsejarán vetarlo.

Si la llamada Ley de Sueños y Promesas “se le presentara al presidente en su forma actual, sus asesores le recomendarían que la vetara”, dijo la Oficina de Administración y Presupuesto de la Presidencia (OMB según sus siglas en inglés) en un comunicado.

El proyecto de ley, aprobado hace dos semanas en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, busca otorgar protección permanente y allanar el camino a la ciudadanía a los ‘dreamers’, jóvenes que ingresaron ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños, muchos de ellos actualmente protegidos por el programa DACA creado por el expresidente Barack Obama, así como a los titulares del Estatuto de Protección Temporal (TPS).

Trump, que llegó al poder en 2017 con un duro discurso antiinmigración, está decidido a acabar con ambos programas, que según cifras oficiales amparan de la deportación a unos 700 mil ‘dreamers’, y a otros 300 mil beneficiarios del TPS, la gran mayoría latinoamericanos.

La iniciativa Ley de Sueños y Promesas también permitiría que unos 1,6 millones de ‘dreamers’ no acogidos al DACA pudieran permanecer legalmente en Estados Unidos.

El proyecto de ley, auspiciado por la congresista de California Lucille Roybal-Allard y copatrocinado por 232 legisladores, fue presentado en marzo por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y se prevé que sea votado esta semana en el pleno de la Cámara baja, donde los demócratas tienen mayoría.

Sin embargo, puede estrellarse en el Senado, donde los republicanos controlan 53 de los 100 escaños.

Y parece sentenciado de muerte con el anuncio de la OMB.

“El gobierno se opone con fuerza a la Ley de Sueños y Promesas (H.R. 6) de 2019 que incentivaría y recompensaría la migración indocumentada, ignorando y socavando objetivos claves en materia de inmigración del gobierno”, dijo esta oficina en una declaración de políticas.

Trump lanzó el mes pasado su propuesta de reforma migratoria, que abre la puerta a trabajadores calificados que sepan inglés y la cierra a quienes soliciten asilo con “demandas frívolas”. Ni los “soñadores” ni los titulares de TPS están considerados.

Pelosi le advirtió inmediatamente que su plan “nació muerto”.

Trump anunció a partir de 2017 la cancelación del TPS para seis de los 10 países actualmente elegibles, entre ellos Haití, El Salvador, Honduras y Nicaragua, argumentando que cambiaron las condiciones que lo justificaron.

FUENTE ; NOTIMEX , CANDELERO 03-06-19