Compartir

El Kremlin aseguró el lunes que el ejército ruso solo ataca a “terroristas” en la provincia de Idlib, el último bastión yihadista en el noroeste de Siria, después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusara a Rusia y a Siria, su aliada, de matar a “muchos civiles inocentes”.

“En Idlib sigue existiendo una fuerte concentración de terroristas y combatientes que utilizan esta concentración para atacar blancos civiles o llevar a cabo actos de agresión contra instalaciones militares rusas”, declaró a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

“Los bombardeos de los terroristas procedentes de Idlib son inaceptables y se han tomado medidas para neutralizar estas posiciones de artillería”, agregó Peskov.

Estas declaraciones se producen después de que Trump pidiera a Rusia y a Siria, en un mensaje difundido durante la noche en Twitter, que cesen “el bombardeo infernal” de Idlib.

“Oigo decir que Rusia, Siria y en menor medida Irán llevan a cabo un bombardeo infernal en la provincia de Idlib en Siria y matan sin discriminación a muchos civiles inocentes. El mundo observa esta carnicería. ¿Cuál es el objetivo? ¿Qué van a obtener? ¡PAREN!”, escribió Trump.

Varias ONG sirias denunciaron el viernes la inacción de la comunidad internacional ante la escalada del régimen sirio y su aliado ruso en la provincia de Idlib, que originó, según ellas, la ola de desplazados “más importante” desde el inicio del conflicto.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) afirmó el viernes que casi 950 personas, en su mayoría combatientes y alrededor de un tercio de civiles, murieron en un mes en los combates que arrecian en Idlib y sus alrededores.

La escalada en la provincia de Idlib, frontera con Turquía, es la más grave desde que Rusia y Turquía, patrocinadora de algunos grupos rebeldes, anunciaron en septiembre de 2018 un acuerdo sobre una “zona desmilitarizada”.

FUENTE ; NOTIMEX , CANDELERO 03-06-19