Compartir

El Grupo de Lima y el Internacional de Contacto acordaron hoy en la ONU llamar a los países aliados del gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro a que unan esfuerzos para abogar por una solución pacífica frente a la crisis que afecta a Venezuela.

En una declaración conjunta emitida después de la reunión en las Naciones Unidas, los grupos afirmaron que la solución a la crisis debe ser venezolana, pero que por el «impacto regional de la crisis», se requiere «que la región y la comunidad internacional asuman un rol activo en apoyo al pronto regreso de la democracia en Venezuela».

Las partes confirmaron «su intención de una transición pacífica liderada por elecciones libres y transparentes», reiteraron su respaldo a la Asamblea Nacional (AN) y pidieron restablecer y respetar «todos sus poderes», así como la liberación de «todos los presos políticos».

Sin dar precisiones, los dos grupos acordaron «seguir de cerca la situación, incluyendo a otros actores internacionales relevantes».

Voceros del Grupo de Lima, que no reconoce al gobierno de Maduro, explicaron que la referencia es a las naciones aliadas a Caracas, a las que esperan convencer de que el mandatario debe dejar el poder «para que haya una transición en Venezuela y se convoque a elecciones libres y justas».

El canciller peruano Néstor Popolizio dijo en rueda de prensa que «decidimos implementar un programa para llegar a los países que están directamente involucrados en apoyar al régimen de Maduro, para que sean parte de la solución».

Los cancilleres de Chile y Canadá se reunieron, en nombre del Grupo de Lima, con la jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini y los cancilleres de Portugal y Uruguay, por parte del Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela (GCI).

Rusia, Cuba, China, Bolivia y Nicaragua destacan entre los países que mantienen su respaldo al gobierno de Maduro.

Según Popolizio, el encuentro «ha mostrado la convergencia y la complementariedad que existe entre el Grupo Internacional de Contacto y el Grupo de Lima».

«Nos hemos puesto de acuerdo en los puntos básicos de coincidencia que tenemos para seguir con la presión internacional al régimen de Maduro y tratar de apoyar siempre a los venezolanos en la búsqueda de una solución pacífica para que puedan recuperar su democracia tan pronto como sea posible», explicó.

Con él comparecieron los cancilleres Roberto Ampuero, de Chile, y Chrystia Freeland, de Canadá, mientras que los representantes del Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela prefirieron no hacer declaraciones.

FUENTE ; NOTIMEX , CANDELERO 03-06-19