Grupos femeninos de mariachi buscan dejar huella en música tradicional

Con todo en contra y sólo su talento a favor, las mujeres mariachi siguen avanzando para ganar un lugar en un género dominado por hombres, tal es el caso del Mariachi Femenil Amazonas, que pone el ejemplo al romper estructuras tradicionales machistas, ganar simpatías en el gremio y tener contrataciones.

En entrevista en el Salón Tenampa de la Plaza Garibaldi, las integrantes del Mariachi Femenil, formado en 2015 y encabezadas por Alejandra Carballido, coincidieron en señalar que lo más difícil en su camino por la música tradicional ha sido lograr la conformación del grupo.

“Dentro del gremio somos muy pocas las mujeres que tocamos música vernácula, en comparación con los hombres que se dedican a esto; es difícil completar la instrumentación y más cuando es un grupo femenil de 12 integrantes”.

Carballido reconoció que cuando empezaron a formar el grupo había un marcado machismo y desprecio a ellas por parte de los mariachis masculinos en Garibaldi.

“Pero nos concentramos en ser mejores y ya nos hemos ganado un lugar de respeto, porque le hemos dado más peso a la calidad y no a la vanidad; ahora muchos de nuestros clientes son mariachis masculinos que nos contratan para amenizar eventos, es decir, nos promueven”.

La cabeza del Mariachi Femenil Amazonas afirmó que son pocos los grupos de su género, más no así el número de mujeres mariachi: “Hay muchas chicas que se dedican a esto por herencia, pero se desempeñan cerca de algún familiar y no se independizan por todo aquello que rodea la profesión, como alcoholismo, vicios, inseguridad al trabajar de madrugada”.

Afirmó que las mujeres ven más esta profesión como un sustento y crecimiento profesional: “En la Ciudad de México sólo hay dos o tres grupos femeniles y eso nos ofrece un mercado lleno de contrataciones, aunque hay grupos femeniles en Guadalajara, Estado de México y Monterrey”.

Abundó que las contracciones se presentan por grupo o individual. “Cuando no hay contrataciones en grupo, nos veníamos los fines de semana a Garibaldi para tener clientes como todos los demás”.

Lamentó que no haya apoyos institucionales para respaldar a los pocos grupos femeniles que hay en la capital del país. “Todas hemos dejado nuestros estudios profesionales para tener una actividad y hemos encontrado en la música la forma de crecer y rechazamos que se afirme que los hombres tienen mayor sensibilidad para tocar instrumentos y música tradicional”.

Incluso, destacó que a diferencia de los mariachis hombres, las mujeres de Amazonas tienen que dejar todo listo en sus casas, desde la comida hasta la limpieza y los hijos en el colegio, y en el caso de los más pequeños cargar con ellos o pagar para que se los cuiden.

“Salir a trabajar para nosotras es toda una odisea, tenemos de cuatro a cinco contrataciones por semana y para armar el ensayo les pregunto qué pendientes tienen para auxiliarlas o permitirles llegar tarde o de plano faltar, claro sin dejar de practicar en casa con sus instrumentos”.

Por último, mencionó que como grupo obedecen a un patrón de melodías establecidas, “aunque nosotras queremos dejar huella y hacer nuestra propia música, hacer un disco es el reto de Amazonas, porque es ahí donde se ve el amor a esto y el crecimiento profesional como mariachi”.

Cabe destacar que en la Ciudad de Mexico sólo hay dos gremios de mariachis, el de Chucho López Sindicato Nacional de Mariachis y Afines, con 20 mil miembros, y el de La Plaza Garibaldi, La Unión de Mariachis con no más de tres mil, centrales a las cuales no todas las mujeres mariachi se afilian.

NOTIMEX, CANDELERO, 04-06-18.