Naciones Unidas condena ataque saudí que mató a 29 niños en Yemen

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, condenó el ataque aéreo de la coalición liderada por Arabia Saudita que este jueves causó la muerte de 29 menores de edad en la ciudad Yemení de Saada.

En un comunicado, Guterres deploró el bombardeo contra una concurrida zona del mercado en el distrito de Majz, que impactó además en un autobús que transportaba niños desde un campamento de verano, expresó también sus condolencias a las familias de las víctimas.

Guterres hizo un llamado a las partes involucradas en el conflicto, para que respeten sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario, en particular las normas fundamentales de distinción, proporcionalidad y precauciones en las maniobras militares.

Hizo hincapié en que los involucrados deben velar constantemente por preservar a los ciudadanos y los bienes civiles en la realización de las operaciones armadas, pidió también “una investigación independiente y rápida” sobre el incidente.

Guterres renovó su llamado a un arreglo político, negociado mediante un diálogo inclusivo como única forma de poner fin al conflicto, e instó a todas las partes a que participen en el proceso político programado para septiembre en Ginebra.

De acuerdo con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), sus instalaciones en Saada recibieron los cuerpos sin vida de 29 niños. El hospital también recibió a 48 heridos, entre ellos 30 niños.

Asimismo, Johannes Bruwer, jefe de una delegación del CICR en Yemen, añadió que “según los funcionarios locales, un total de 50 personas murieron y 77 resultaron heridas esta mañana”.

Los ataques fueron atribuidos a la coalición internacional liderada por Arabia Saudita en Yemen, que opera con el respaldo logístico de Estados Unidos. En un comunicado, la coalición calificó el ataque como una “acción militar legítima” contra responsables de un ataque con misiles.

Los ataques aéreos ”se ajustaron a las leyes internacionales y humanitarias”, de acuerdo con el comunicado saudita. Agregó que los rebeldes houthíes alineados con Irán empleaban niños como escudos humanos.

Por su parte, la directora ejecutiva del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef), Henrietta Fore, consideró que el ataque representa un nuevo retroceso en la brutal guerra en Yemen y, con suerte, un punto de inflexión en el conflicto.

En un comunicado, manifestó que la cuestión ahora es saber si este acto brutal finalmente presionará a las partes en conflicto a sentarse a negociar la paz de una guerra intensificada desde hace más de tres años.

Fore llamó además al Consejo de Seguridad de la ONU y a la comunidad internacional para presionar y detener las hostilidades en Yemen, las Naciones Unidas las han descrito como la mayor catástrofe humanitaria en el mundo.

De acuerdo con Unicef, desde 2015 casi dos mil 400 niños han sido asesinados en Yemen, además de más de tres mil 600 niños han sido heridos. 

Los ataques contra hospitales, escuelas e infraestructura esencial son comunes.

El conflicto continuo, los ataques repetidos y las restricciones de acceso debido a la inseguridad y la violencia también están obstaculizando la capacidad de llegar a los más necesitados, incluidos 11 millones de niños que requieren asistencia humanitaria, apuntó Unicef.

“Es difícil creer que vivimos en un mundo donde los niños deban vivir con miedo a tales ataques, pero aquí estamos. Sin embargo, esto no tiene que ser su realidad”, explicó Fore.

FUENTE: NOTIMEX, CANDELERO, 09-08-18