El terror mafioso sigue imparable en Tamaulipas

Por Mario A. Díaz

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

PALACIO

x.-En González ametrallan hotel y patrullas

x.-Lanzan granada en céntrico hotel de Reynosa

x.-La violencia no cesa en el centro de la entidad

MATAMOROS, TAMPS.- Un par de ataques directos a instalaciones hoteleras en donde se hospedan elementos de Fuerza Tamaulipas y de la Policía Federal han recrudecido el ambiente violento que se vive en el Estado.

En efecto, en el municipio de González, al sur de la entidad, numeroso grupo de la delincuencia organizada ametralló la fachada del hotel y patrullas estatales y federales que se encontraban estacionadas. Por fortuna, salvo los daños materiales, en el ataque no hubo ni empleados ni policías lesionados.

Se presume que la agresión podría estar asociada a un decomiso de combustible y vehículos utilizados para almacenamiento y transporte.

Posteriormente, el pasado fin de semana, se registró otra situación de riesgo en céntrico hotel reynosense, luego de que individuos lanzaron una granada que estalló justo en el acceso principal del inmueble, sin que se registraran desgracias personales.

La violencia en esa comunidad norteña tiene su origen en la escisión que se dio al interior del grupo delictivo dominante en esa región tamaulipeca. Los enfrentamientos entre sí y de éstos con las fuerzas federales han provocado un clima de inseguridad e incertidumbre entre la población y, por supuesto, en los sectores productivos.

En el centro de la entidad (Victoria, Guémez, Padilla) no cesa la lucha por el control del tráfico de estupefacientes entre otros dos grupos en conflicto. Lo más alarmante es que la capital cueruda sea escenario de cruentos ajustes de cuentas y constantes balaceras.

Mientras tanto, en el puerto de Tampico agentes federales aseguraron una camioneta en la que se transportaban armas largas y municiones que serían entregadas a una célula del crimen organizado.

En la esquina noreste de Tamaulipas, elementos del Ejército Mexicano localizaron un campo de adiestramiento y una bodega que era utilizada para reparar, clonar y blindar artesanalmente vehículos del grupo delincuencial local.

De acuerdo al boletín oficial de los militares, miembros de la delincuencia organizada obstaculizaron el traslado de los soldados arrojando “ponchallantas” en las avenidas de acceso al lugar denunciado a través de una llamada telefónica anónima. También se registraron bloqueos, situación que provocó caos vial, por registrarse en una hora de entrada y salida de obreros de empresas maquiladoras.

Es evidente que el esfuerzo conjunto entre federación y estado no ha sido suficiente para lograr recuperar la paz y tranquilidad de los tamaulipecos. En consecuencia, al tiempo que la sociedad comienza a desesperarse, los inversionistas ya no ven con buenos ojos esta región noreste de la república mexicana.

El próximo mes de septiembre dará inicio el proceso electoral que convocará a las urnas en julio de 2018. Se da por descontado que la inseguridad será un elemento que muy seguramente influirá durante el proselitismo, con todo y lo que ello pudiera significar.

Justamente, el reclamo ciudadano y la promesa del actual gobernador FRANCISCO JAVIER GARCIA CABEZA DE VACA fue el común denominador en el pasado proceso que dio paso a la primera alternancia política en Tamaulipas.

Cierto es que al esfuerzo continúa; sin embargo los resultados, al menos hasta ahora, no han sido los esperados.

Ni hablar.

Y hasta la próxima.