Retrato de un joven caballero es de Rembrandt

La pintura Retrato de un joven caballero, originalmente atribuida a alguno de los discípulos de Rembrandt, es en realidad obra del maestro holandés, quien la creó en torno al año 1634, según el historiador y marchante de arte Jan Six en un libro sobre esta pintura publicado ayer.

Six compró la obra sin fecha y sin autor hace dieciocho meses en una subasta de la casa Christie’s por 186 mil 600 dólares basándose en “una corazonada”, explica el diario holandés NRC, y, tras una investigación “histórica y técnica”, asegura en su libro que “nadie salvo Rembrandt podría haber pintado este retrato”.

En una entrevista con NRC, Six explica que le llamó la atención “la mirada observadora del hombre del retrato” haciendo contacto visual, algo típico de los retratos del artista.

La afirmación de Six, que ha trabajado con expertos del Rijksmuseum de Ámsterdam en esta investigación, se basa en un análisis de la primera base de la pintura, los pigmentos, las pinceladas y la composición de la obra, todos ellos similares a otros trabajos de Rembrandt en torno a 1634.

El historiador señala esta fecha como probable año en el que Rembrandt pintó el cuadro por el accesorio para el cuello que viste el hombre del retrato, que estuvo de moda entre 1633 y 1635.

Además, apunta, “ninguno de los pupilos de Rembrandt en este periodo tenía la capacidad para producir un retrato de tan alta calidad”.

Otros quince conservadores de arte e historiadores holandeses y extranjeros, además del reconocido experto en Rembrandt Ernst van de Wetering, respaldan la afirmación de que el pincel del maestro holandés está detrás de este óleo, de 94.5 por 73.5 centímetros.

AGENCIAS, CANDELERO, 20-05-18.