Yves Bonnefoy: entre el arte y la poesía

Yves Bonnefoy ( Tours –París, Francia, 1923- 2016) fue, sin duda, una de las voces más grandes de la poesía francesa contemporánea. En México se hizo acreedor al Premio de Literatura en Lenguas Romances de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Como Mallarmé, como Eliot y como Valéry, Bonnefoy es un poeta doctus, al que la estructura sintagmática del discurso le atrae e interesa tanto como las distintas fases y momentos de su propio proceso intelectual.

Para él no basta con decir, porque, para decir, antes hay que saber y ese saber exige un pensamiento previo de las cosas: un conocimiento que sólo se produce en y desde y a partir del rigor. Medio siglo de creación poética desde su primer libro Del movimiento y de la inmovilidad de Douve ( 1954) hasta nuestros días, en que el poeta ha dejado hitos fundamentales como Hier régnant desert (1958), Récits en réve (1987), L’ Arrière-Pays (1972), Début et fin de la neige (1991), y Les planches courbes (2001). Sus libros de ensayos, traducciones (Shakespeare y Yeats sobre todo), lecciones magistrales en el Callège de Francia, sus escritos extraordinarios de arte, sobre Morandi, Mantegna, Cartier- Bresson, Georges Chirico o Giacometti, se han vuelto fundamentales para las nuevas generaciones de escritores y críticos de arte.

ves Bonnefoy ( Tours –París, Francia, 1923- 2016) fue, sin duda, una de las voces más grandes de la poesía francesa contemporánea.

En México se hizo acreedor al Premio de Literatura en Lenguas Romances de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Como Mallarmé, como Eliot y como Valéry, Bonnefoy es un poeta doctus, al que la estructura sintagmática del discurso le atrae e interesa tanto como las distintas fases y momentos de su propio proceso intelectual.

Para él no basta con decir, porque, para decir, antes hay que saber y ese saber exige un pensamiento previo de las cosas: un conocimiento que sólo se produce en y desde y a partir del rigor. Medio siglo de creación poética desde su primer libro Del movimiento y de la inmovilidad de Douve ( 1954) hasta nuestros días, en que el poeta ha dejado hitos fundamentales como Hier régnant desert (1958), Récits en réve (1987), L’ Arrière-Pays (1972), Début et fin de la neige (1991), y Les planches courbes (2001).

Sus libros de ensayos, traducciones (Shakespeare y Yeats sobre todo), lecciones magistrales en el Callège de Francia, sus escritos extraordinarios de arte, sobre Morandi, Mantegna, Cartier- Bresson, Georges Chirico o Giacometti, se han vuelto fundamentales para las nuevas generaciones de escritores y críticos de arte.

AGENCIAS, CANDELERO, 08-10-17.