¿Qué le espera a México en el 2018?

Por Víctor Serrano

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

El 4 de junio de 2017 habrá elecciones locales para renovar las Gubernaturas, los Congresos y Ayuntamientos en Coahuila, Nayarit y en el estado de México y en Veracruz se renovarán solo las 212 Presidencias Municipales.

Definitivamente, lo que suceda en éstas elecciones y quienes resulten triunfadores, servirá como el termómetro que ayudara a medir como está la aceptación de los ciudadanos por los partidos políticos, y que Estados le pertenecen a uno u otro partido.

De acuerdo con el Instituto Nacional Electoral existen 83, 563,190 de ciudadanos registrados en el Padrón Electoral; es decir, es el número de personas que podrán votar en las próximas elecciones Presidenciales; y de ese total, 11,023,636 están registrados en el Edomex, lo cual lo sitúa como el que mayor número de votos aporta, mientras que Veracruz ocupa el segundo lugar con 5,582,729 y Coahuila registra 1,992,036 ciudadanos.

Lo anterior, significa que los partidos políticos que participen en estos próximos comicios y que triunfen, hará que  los otros partidos derrotados reconsideren sus estrategias para que puedan recuperar votos y así evitar el riesgo de perder hasta su registro en las elecciones federales del 2018 en que se votará también por el Presidente de la República. Una de las estrategias utilizadas actualmente es la publicar innumerables notas relacionadas con gobernadores de varios partidos que han robado el dinero del erario público, defraudado, se han enriquecido ilícitamente y/o han lavado de dinero o están relacionados con el tráfico de influencias, eso por mencionar solo algunas conductas.

Y ahí danzan en las páginas de los medios impresas y en radio y televisión los nombres e imágenes de 12 gobernadores que son investigados por las autoridades, precisando que algunos de ellos ya están presos, otros son perseguidos por la justicia y algunos están amparados.

Por ejemplo, el caso más sonado es el de Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, ya expulsado del PRI, que está acusado por la PGR de delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y  enriquecimiento ilícito, entre otros.

Guillermo Padrés Elías del PAN, ex gobernador de Sonora que se entregó a la justicia tras una orden de aprehensión por operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal.

El ex gobernador interino de Michoacán, Jesús Reyna García del PRI enfrenta un proceso penal por tener presuntos nexos con los Caballeros Templarios.

El ex gobernador priista de Nuevo León, Rodrigo Medina enfrenta tiene abierto un proceso por ejercicio indebido de funciones públicas relacionados con el desvío de 3 mil 370 millones de pesos para beneficiar a Kia Motors.

Tomás Yarrington, también del PRI, está prófugo, acusado por la PGR y por el gobierno de Estados Unidos de estar involucrado con el narco y encabezar una red de lavado de dinero durante su gestión como gobernador de Tamaulipas.

El que aún no es investigado oficialmente, es el ex gobernador Roberto Borge de Quintana Roo –también priista- a quien se le relaciona con actos de enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias a través del desvío millonario de recursos públicos y otorgar concesiones en zonas turísticas.

Por ejemplo, otro de los casos es que la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, por dos ocasiones presentó una solicitud de juicio de procedencia de desafuero contra el alcalde de Hueyapan de Ocampo, Gaspar Gómez del Partido Convergencia, considerado como autor intelectual del secuestro y homicidio del regidor José Leovigildo Ciau Medina.

Como olvidar al Alcalde de Iguala José Luis Abarca del PRD, relacionado con el grupo criminal de Guerreros Unidos, y con la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa en Guerrero.

Pero no solo eso, el circo representado por los actores políticos de la 3 de 3 para ver quién era más transparente en sus declaraciones y en sus pretensiones para ocupar un cargo público, serán utilizados para el proceso electoral 2018, para ver quien ocupará la silla presidencial.

Como siempre, la novela electoral mexicana ahora dará mucho de qué hablar. En algunas altas esferas del poder se habla que el PRI perderá la Presidencia de la República ante el PAN, sin olvidar la permanente lucha de MORENA para que López Obrador logre su anhelado sueño de ser Presidente de México.

Los militantes y seguidores de MORENA vaticinan que el 2018 con el triunfo de “El Peje”, quedará registrado en la historia de México como “el Gobierno de la Alternancia”, pero advierto, que aunque en las recientes elecciones en EU Donald Trump derrotó a Hillary Clinton a quien todas las estadísticas y encuestas la daban como virtual ganadora, y haya marcado que el populismo superó al raciocinio, aquí puede ser diferente, ya que nuestras elecciones del 2018 pueden ser como siempre han sido, que al final de los comicios gane quien tenga más recursos para el cochupo electoral. ¿O usted cree que el voto ciudadano sí vaya a respetarse?