Porrismo, negocio con protección paramilitar

Por: Sócrates A. Campos Lemus

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Que conste…son reflexiones…!

En el país, dicen los investigadores que no investigan, existen más de 152 grupos de porros y, en la CDMX, dicen también a tientas, hay más de 52, pues nos podemos imaginar que no serían tan importantes en número ni en capacitación paramilitar, pero no es así, ellos son el enlace entre los narcotraficantes para introducir y comercializar las drogas a los centros de estudio aplicados por la violencia y por el control de zonas y es lógico pensar que también tienen y gozan de influencia en sus barrios y colonias en las que viven y ahí está su poder para reclutar a los sicarios y golpeadores porque ya no dan la cara tan fácilmente, con ello, también, reclutan a hombres y mujeres que explotan sexualmente y, por este mecanismo, incursionan en los grupos de jóvenes y en el chantaje y manejo de maestros y empleados de la administración.

Su fuerza se funda en la organización y en las armas y los golpeadores, por esa razón, señalan algunos porros que existen más “arriba” jefes que ordenan lsus acciones y los jefes son los que hacen las negociaciones políticas y económicas y las estrategias de cada “operativo” ya que ellos sí tienen relaciones directas con los altos mandos de la administración universitaria y en la política, y utilizan esa fuerza para eliminar a algunos directores cuando no se prestan a su control o son enviados por los grupos de mando para eliminarlos y nombrar a sus incondicionales y, por desgracia los jóvenes y los maestros saben, pero ante su desorganización están desamparados de toda protección y en este mecanismo que hoy se ha aplicado veremos muchas acciones desde fuera en contra de los estudiantes y maestros que generarán nuevamente inquietudes y malestar político en el seno de las casas de estudio.

Expulsar a 18 porros no es nada ante el complejo manejo que tienen en los centros de estudio de tal suerte que se dan el lujo de manifestarse a nivel de dirigencia en las manifestaciones contra “el porrismo”, tal como comentamos en una colaboración anterior.

Sin duda los elementos de la vigilancia y seguridad tienen relaciones con los porros porque ellos son los que les brindan información de los grupos políticos o sindicales al interior de las casas de estudio y con el cuento de que ellos vigilan, no hacen nada por evitar el tráfico de drogas, el robo de vehículos o contra los propios estudiantes, la extorsión de los comerciantes y restaurantes internos y de la zona, con el manejo de la prostitución y el reclutamiento real de otros muchos jóvenes que ven en ellos la oportunidad de atender la seguridad y ganar dinero fácil.

Hoy en día, en los centros universitarios no hay una definición ideológica y política como se diera en los años sesenta. La ideología se terminó y se iniciaron las acciones políticas dentro del pragmatismo con lo que se dio entrada a los grupos de porros y golpeadores al seno de los mismos partidos políticos tal como se demuestra en la extensión y apoyo que reciben de políticos medianos en las Delegaciones políticas de la CDMX o como se ligan en los Estados y municipios del país.

Si hablamos de que la famosa guerra contra el narcotráfico aceptada por Felipe Calderón como ordenada por los gringos, lleva más de trescientos mil asesinados, más de medio millón de desplazados, miles y miles de huérfanos y viudos, miles de inocentes encarcelados y más de 37 mil desaparecidos, nos podemos imaginar el inmenso mundo del reclutamiento de elementos que están dispuestos a estar en el porrismo y en la delincuencia organizada, sobre todo, cuando los jóvenes tienen plena conciencia de que estudiando no salen de jodidos… así que mejor la pasan bien y la gozan y ganan dinero fácil controlando y golpeando a los que les ordenan y cuándo les ordenan, si se piensa que el porrismo solamente es una cuestión de jóvenes están totalmente equivocados, hay importantes operadores profesionales y políticos en el tema que se saben ocultar muy bien, que son como los grandes jefes mafiosos, se sabe que existen pero no se ven… y de ahí el gran conflicto porque no es ni será sencillo erradicarlos de las escuelas y menos de sus centros de habitación donde gozan de la protección de la policía y de sus compañeros de andanzas…en muchos de los casos esos porros vienen de importación y entrenados por los grupos como los Maras Salva truchas o el M13 o los grupos de pandilleros norteamericanos y mexicanos que tienen más allá de sus fronteras sus centros operativos y, para ello, solamente basta ir a los centros de población más jodidos y veremos las pintas y a los grupos que están ahí, aparentemente en la vagancia, pero que están en una  actividad importante dentro de los mecanismos del crimen organizado, así podríamos concluir que los porros son el primer nivel de penetración del crimen organizado en los centros de estudio y de ahí salen los grandes mafiosos que hoy en día ya tienen capacitación y no son los clásicos matones vestidos de vaqueros o con joya lucidoras que les delatan desde lejos, si vemos la vestimenta de los porros es una vestimenta de clase media alta y de calidad lo que muestra su ingreso real y la capacidad para poder operar y movilizarse, incluso esconderse cuando hay muchos conflictos, para aparecer como simples estudiantes ligados a varios funcionarios y ex rectores o rectores en funciones, así que ya veremos lo que sucede en poco tiempo, mientras tanto, parece que solamente la hacen de pedo para estar latentes…el porrismo no es un simple problema político es una organización delictiva de producción y financiera exitosa…que goza de la protección paramilitar en sus actividades…