Por tu chayo hablará mi espíritu

Por: Sócrates A. Campos Lemus

Que conste…son reflexiones…!

En este año, la Presidencia de la República gasta en Prensa y Comunicación Social más de diez mil millones de pesos y todavía faltan los recursos que se gastarán para el cierre del sexenio y el inicio del próximo.

Es lógico  que cuando no se cuenta con una razón política y una autoridad moral y todo el esfuerzo está encaminado a proteger las inversiones de un grupito de privilegiados y hampones en la iniciativa privada y en el sector bancario y en la administración pública.

Se tiene que tener la fuerza de la comunicación con grandes privilegios para los dueños de los medios para que ellos den la posibilidad de distracción cuando se toman medidas contra la sociedad o bien para protegerse en sus transas, corruptelas y complicidades.

Ya comentamos que en 1968, el rígido control de la Prensa por medio del manejo de PIPSA, que era la única autorizada para la importación de papel, tenía el control de los periódicos y revistas, mientras que Radio y Televisión se operaban con las relaciones y los privilegios que se les dieron a los concesionarios quienes hasta ahora, forman parte de los grupos de grandes capitalistas del país por esa relación de perversidad y de complicidad con los miembros del poder político.

Por eso no existía una LIBERTAD DE PRENSA que diera la posibilidad de que hubiese  críticas contra el gobierno y el Poder pudiera manifestar sus ideas en los medios, hasta después del 68, cuando se dieron cuenta de que de nada les sirvió ese control para proteger los intereses de los empoderados, porque ese movimiento estudiantil-social puso en evidencia la cerrazón de un gobierno, el dogmatismo prevaleciente, se mostraron las masacres y que el gobierno no entendía razones para establecer diálogos con los diversos sectores de la sociedad, y por ello, optaron por las matanzas, los encarcelamientos, la represión y los exilios.

Y cuando vieron el nivel que tomaba la dirección del viejo Excélsior con Julio Scherer que validó su fuerza moral al implantar la verdad y la noticia real como norma en el periodismo, el gobierno no tuvo más remedio que comenzar a abrir los espacios para dar más libertad a los medios, pero era una libertad relativa, pues continuaban con las relaciones de poder y financieras con los editores pensando que de esa forma controlaban el poder e independientemente del gasto y las campañas sucias, el pueblo de México tuvo la fuerza y la entereza para hacer valer su voto y, por la vía pacífica, eliminar el control de ese poder, y es por ello que la correlación de fuerzas entre medios, dueños y mecanismos cambian, y en este esquema, jugaron un papel muy importante los medios alternativos y las redes sociales que eliminaron la manipulación de la gran prensa y de la comunicación oficial.

Por eso AMLO al darse cuenta de ello busca ahorrar quitando los grandes gastos de la administración por sectores de los sistemas de comunicación que solamente operaban para tratar de cuidar a los jefes cubriendo sus corruptelas y deficiencias, y no las de informar en sus acciones a la comunidad.

Siendo así, lo más seguro es que se reducen los mecanismos de gasto en la comunicación que, en la realidad, incomunicaba a la sociedad del poder y, el nuevo esquema, tiene muy nerviosos a los comunicadores de paga o los chayoteros y a los grupos empresariales que ahora no podrán vivir de los subsidios gubernamentales, salvo TV Azteca, Televisa y algunas corporaciones de Radio que sirvieron en su momento para el triunfo de MORENA, y otros medios impresos que lograron entender que lo mejor era comunicar con la verdad a pesar de los compromisos que podrán tener con el poder político y económico en el país.

Así, en plan de choteo, ahora se habla de que como uso doméstico, los periódicos solo sirven para madurar aguacates, papayas, etc., para recoger la basura y la caca del perro, gatos y pericos, limpiar vidrios, envolver la vajilla y las figuras del Nacimiento, “calzar” las patas de las mesas y sillas, ponerlos en la jaula de las aves para recoger su excremento, cubrir pisos y muebles cuando se pintan los cuartos, para evitar que se meta el agua bajo la puerta, de protector del piso cuando en la cochera el carro tira aceite, para matar moscas, políticos, cucarachas, arañas y gusanos en general, en épocas de crisis como papel de baño y, remojado, para cubrir canas.

En usos educativos sirven los Diarios para corregir al perro cuando se orina en la casa, recortar letras y fotos para las tareas de los niños, elaborar piñatas y papel maché, hacer barcos y avioncitos de papel y gorros para el agua, para apuntar números de teléfonos.

En usos comerciales sirven para envolver zapatos y mercancías, rellenar bolsos, envolver clavos, mariscos, pescados, frutas, dar empleo a los voceadores y periodistas, cortar moldes, prender el carbón, para que los secuestradores recorten las letras de sus mensajes, como paraguas cuando llueve, para cubrir las armas, para esconderse y…. para leer y enterarse de las noticias y envolver las caguamas, todo lo cual demuestra que eso no se puede hacer con una pinche computadora ni con las redes sociales.

Así que los cambios vienen y ya, pero los Diarios continuarán dando el servicio social entendiendo que, político no definido aparece en la NOTA ROJA y que “el chayo” es lo que permite dar sentido político y social a los dichos de los políticos tontos o corruptos, que todavía hay muchos en el poder.

Los Diarios continuarán en su lucha por “el chayo” y la desinformación, o informando con veracidad dejando “el chayo” a un lado, solo utilizando para sobrevivir la norma de que:

“por tu chayo, hablará mi espíritu”.