El tiempo es Padre de la Verdad

Por: Sócrates A. Campos Lemus

Que conste…son reflexiones….!

Bueno, se dice que “el tiempo es padre de la verdad”, sobre todo cuando es el de la sucesión presidencial y, los acomodaticios buscan lugar para sus traseros y entrar a los puestos y presupuestos.

Ahora se dice que el movimiento estudiantil tuvo gran origen popular y esto no es así. Ya hemos explicado que estalla por una reacción de defensa de sus vidas e instituciones de parte de los estudiantes para defenderse y protestar por las agresiones que se planificaron, inicialmente, usando a los porros de la FNET y de la escuela Isaac Ochoterena, para provocar un pleito callejero y que este fuera el detonador para la represión sin sentido de parte de los granaderos enviados exprofeso para reprimir a esas escuelas, y de ahí estallaron las marchas de “protesta” controladas por los porros y agentes de la policía como los hermanos García Reyes y otros más, para que, incrustados en las marchas autorizadas por las autoridades capitalinas que estaban en ese enjuague, al llegar el 26 de julio, fueran los que movieran al Zócalo a los manifestantes en favor de la Revolución Cubana, sabiendo que esa provocación generaría el pretexto ideal para la represión que después se generalizó en varias escuelas y Vocacionales y, en especial, en el centro de la capital contra las Preparatorias.

Todo esto tenía como objetivo tener el pretexto para culpar a los comunistas y a los “revoltosos agitadores” y encarcelarlos evitando así protestas públicas contra el gobierno en la realización de los Juegos Olímpico. Por ello la formación desde entonces del BATALLÓN OLIMPIA.

Pero el tiro les salió por la culata, y desde la Escuela Superior de Economía, el mismo 26 de julio se instrumentó la creación del Primer Comité de Lucha y los inicios de los que sería el Pliego Petitorio. Cuando maestros, en el mes de agosto, y universitarios, se convencieron de que teníamos que crear el Consejo Nacional de Huelga para dar continuidad y desarrollo a las acciones de los estudiantes teniendo como base los Comités de Lucha que eran las asambleas generales de cada escuela y que eran las que nombraban o quitaban a sus representantes, por ello, el mismo gobierno se vio rebasado y ya no supo cómo actuar, porque en aquellos tiempos el gobierno no escuchaba ni dialogaba sino que imponía con la fuerza del Estado y esto es lo que olvidamos los jóvenes y sus maestros, sobre todo, cuando algunos buscan los motivos, dicen, de la represión, y tratan de culpar a algunos representantes diciendo que ellos  la provocaron, como con la toma de votaciones el día 27 de agosto, con el diálogo público en el Zócalo, cuando solamente fue tomar una votación no hacer la propuesta y menos hacer la acción del plantón que hemos explicado, ese día, determinaron un grupo de estudiantes de Derecho, y la subida de la famosa bandera roja y negra que en verdad, solamente, fue una ocurrencia de Cabeza de Vaca con la euforia del momento y no se han dado cuenta o pretenden ocultar, que la violencia era provocada y generada por las policías y los políticos en el poder, y no por los estudiantes que, ingenuamente, demandábamos un diálogo público que en la realidad sale del texto del discurso hecho por la comisión para tratar ese tema en ese día, cuando en el mismo se proponía que se realizara el diálogo en el Palacio de Bellas Artes o en el Estadio Universitario, y de ahí, la gente en la manifestación comenzó con los gritos de: Zócalo, Zócalo.

La gran represión, tal como lo muestran las notas de sus memorias de Díaz Ordaz, se determina hacerla con la toma de instalaciones universitarias sin violencia y con extrema violencia las del Casco de Santo Tomás, la Normal y Zacatenco, después de que el día 15 de Septiembre diera el Grito de Independencia, en la UNAM, por parte de Heberto Castillo, y de acuerdo a los Comités de lucha de la UNAM.

En fin, esta evidenciado que la derrota del movimiento se consumó por medio una gran celada y traición generada desde la Presidencia de la República, operada por el Estado Mayor Presidencial y los grupos de policías del Distrito Federal y de Gobernación, y todo se fue enredando para el Presidente ya que se le aceleran las presiones por la sucesión presidencial adelantada, donde los mismo miembros de la CIA ligados a Día Ordaz, son los quienes llegan al poder para paliar los tiempos y dar un cambio de ruta con una conciliación por medio de la Reforma Política que se inicia, dando paso a que los miembros del Partido Comunista Mexicano fueran legalizados,  y de ahí, se diera la formación de los partidos de “izquierda” y a la primera refundación del PRI, con la salida de un grupo encabezado por Cárdenas y otros distinguidos miembros del sistema de corte nacionalista.

La realidad es que los cambios no se provocan por el movimiento del 68, se hacen por parte del mismo sistema de gobierno, para su supervivencia y es así que después del fallido intento de silenciar a los comunicadores con el golpe al Excélsior, se van creando más medios liberales que son antisistema, y esto obliga, también, a dar paso a los primero escritores que forman el grupo de los “intelectuales orgánicos” que podían criticar al gobierno y a sus gentes, menos al Presidente, y a cambio, tenían puestos y presupuestos, y de ahí, se tuvo que abrir los espacios a otros comunicadores por parte de otros medios para no quedarse rezagados y dogmatizados como hay algunos en la actualidad.

Por ello es bueno reconocer este cambio, pero reconocer de dónde y por qué razones vinieron, como hoy en día, prefieren dar el reconocimiento a AMLO, antes de tener que confrontar a pueblo enardecido y encabronado y hacen bien, ahora le toca hacer su chamba a AMLO y, bueno ya veremos lo que nos depara el destino.