Elitista EMP y AMLO

Por: Sócrates A. Campos Lemus

Que conste…son reflexiones…!

Desde que AMLO declaraba que cambiaría las funciones y la reincorporación del Estado Mayor Presidencial a sus instalaciones y labores dentro de la estructura del Ejército Mexicano, hay luces rojas en un grupo de privilegiados militares que, como hemos visto, sus hijitos se dan lujos que ni los vástagos de los más ricos sdisfrutan, y es que los presupuestos y recursos usados por este organismo no tiene control con el cuento de que se utiliza para la “protección del presidente”, claro, ocultando que en el 68, utilizaron a grupos de sicarios del EMP como provocadores y asesinos en el mitin de Tlatelolco el día dos de octubre, y que se descubre, cuando el mismo jefe del Estado Mayor le pide al Secretario de la Defensa Nacional que le entregue y proteja a varios militares que habían sido detenidos en algunos departamentos de la unidad habitacional, ya que armados, ellos habíanempezado a tirotear a los manifestantes y también a los soldados, con lo que el Secretario de la Defensa se dá cuenta que se había tendido una trampa contra los estudiantes con quienes supuestamente se había negociado para terminar el movimiento e iniciar las pláticas de solución a los seis puntos del pliego petitorio, y en cambio, con la visión represiva del presidente en turno y la colaboración de los policías manipulados y manejados por el regente de la Capital, los agentes de la DFS manipulados desde la Secretaría de Gobernación, se tendía la trampa mortal para tratar de culpar de la acción a los estudiantes y mostrar la participación de las “guerrillas comunistas”, tal como le habían ordenado a los funcionarios mexicanos ligados a la CIA norteamericana en todo el continente, para preparar una acción en contra de Cuba, por el alto nivel de aprobación juvenil y respeto que generaba por su postura digna en contra de los imperialistas yanquis.

Es claro que los mismos agentes de la CIA, al lado del embajador norteamericano, después del asesinato de los jóvenes el dos de octubre, llegaban a tocar las puertas de la SEDENA y le proponían al Secretario, García Barragán, dar un “golpe militar” para evitar la conjura “comunista”  quien al no aceptar, salva el civilismo en el país y muestra la firme lealtad de las fuerzas armadas para con los mexicanos, y desde entonces sabemos que hay signos de calma y de lealtad y servicio de los soldados para servir a su país y a las instituciones, pero hoy, tal parece que algunos grupos de militares ligados al panismo y al priismo, desobedecían al Secretario Cienfuegos que había dicho que el militar que hiciera futurismo y tratar de ligarse a la política de sucesión sería dado de baja de sus filas, y ahora, se descubre que malamente algunos de los “posibles” miembros de la cúpula que podían tener condiciones para llegar a ser los nuevos dirigentes del Ejército, se han quedado en el camino por su oportunismo y ambición.

También está claro que AMLO tiene gran respeto a los militares  mexicanos, sabe de su lealtad, pero con seguridad, cuando hablaba de los cambios del Estado  Mayor Presidencial, algunas razones que no conocemos lo orillaron a hacer tales declaraciones y a decir que prefiere que le cuiden los civiles que le son afectos y leales desde hace años, y es que ya vimos que ni siquiera pudieron cuidar a Luis Donaldo Colosio, quién muere asesinado en forma no muy clara en Tijuana, y hace apenas unas semanas vimos en varias publicaciones en Facebook,  al hijo de un General del Estado Mayor, derrochando dinero en compras en tiendas lujosas en sus viajes por el mundo, cuando su papá no es ni siquiera uno de los más importantes mandos de este organismo, y si a ese nivel se dan esos lujos, ya nos imaginamos lo que se hace en muchos sectores, incluyendo las transas y las negociaciones en contratos y pagos que se realizan con recursos que no tienen control.

Así pues, cuando se ven en peligro los intereses de los grupos de élite militar, seguramente, se muevan muchos hilos presionando para que no se toquen sus prebendas y amplios presupuestos que se quedan en algunos bolsillos de los mandos y no de las tropas.

Muchas son las historias de los lujos y derroches que se hacen en sus casinos y la forma en que ese grupo se siente como especial dentro de la estructura del Ejército y por eso, cuando termina un sexenio, normalmente, los jefes en vez de reintegrarse “a filas”,  se jubilan o retiran con grandes ventajas, salvo el caso del General Miguel Angel Godínez, quién jamás perdió el piso ni se mareo con el poder.

Entendemos que algunos mandos pueden tener temor de perder sus privilegios, pero la tropa es la tropa allí, y en las filas del Ejército, y ellos son los que quienes garantizan la lealtad de la institución armada a los mandos civiles y al presidente de la República, más ahora que tienen una gran identificación con AMLO.

Así, ahora, hay claridad de que en poco tiempo, tres años, retornarán a los cuarteles, dice Alfonso Durazo, responsable por AMLO de los temas de seguridad, y él tiene una vasta experiencia ya que fue el secretario particular de Luis Donaldo Colosio, y sabe la importancia que tiene el resguardar la vida y la seguridad del presidente de la República . En fin, estamos seguros que las tropas y los mandos medios y superiores del Ejército Mexicano saben cuál es su función y cómo guardar la lealtad al Presidente y a las instituciones del país.

Si hay grupos elitistas que perderán sus privilegios y sus enormes recursos que gozan, pues es un asunto interno que el próximo Secretario de la Defensa podrá controlar con disciplina y patriotismo… así que se pueden guardar las rabietas y los berrinches, así como las intrigas palaciegas que manejan y operan para conservar los privilegios de unos cuántos en contra de la mayoría.