Los diablos se sueltan al final del sexenio

Por: Sócrates A. Campos

Que conste…son reflexiones…!

Al finalizar cada sexenio, los diablos se sueltan y así, conspiraciones ocultas, perversidades y mentiras, salen a relucir para terminar con el mito del Presidente.

Es como si todo se juntara para conspirar que el enorme poder de un Presidente debe ser concluido y derrotado para que el que llega, entienda eso que jamás entienden, de que su poder tiene límites y que debe servir y no servirle a él y a los suyos, pero no es así y se pierde por completo lo que puedan hacer.

Porfirio Díaz, tuvo grandes aciertos, construyó el México moderno y evitó que los gringos nos pusieran el zapato en el cuello; acertó con las acciones de grandes obras de infraestructura que contribuyeron a modernizar el país, pero al final de su mandato, tal vez, acomplejado por su origen indio y enamorado del poder y de la riqueza, se dejó llevar por un grupito que lo rodeaba para hacer sus grandes negocios y fortunas que son, hasta la fecha, las que poseen una gran parte de las familias que dominan económica y políticamente del país.

A Díaz se le recuerda por su postura represiva en contra de los jodidos y del “mátalos en caliente” o de la corrupción y el control de los grupos de protestatarios cuando declaraba que solamente tenían una razón en la vida: “encierro, destierro o entierro” y que, “los pollos con hambre, lo único que quieren es el maíz”. Y así, sin darse cuenta, no vio que los gringos conspiraban con un grupo de privilegiados y ricos norteños, para hacer la revolución al grito de la NO REELECCIÓN, que hoy vuelve a imperar por medio de los partidos que se supone llegaron a modernizar al país pero que solamente han dejado a un grupo de mafiosos en el poder para continuar con la rapiña y los negocios, usando los bienes y los recursos públicos, para hacer sus negocios privados y para que al final de cuentas, cuando las cosas les salen mal, se conviertan, los adeudos privados en deudas públicas para que terminemos pagándolas los mexicanos, y así se inicia la verdadera conquista norteamericana de México y ya vemos a dónde nos ha llevado el amor por Donald Trump de parte de los nuevos “polkos” que nos desgobiernan, pero que se van con las manos llenas de dinero y de negocios.

Así, ahora, se dice que a causa de la “revolución” terminada en “robolución” murieron más de un millón de mexicanos, y se oculta que en realidad, no hubo tantos muertos para sacar a Porfirio Díaz del poder y que los miles y miles de muertos que se contabilizaron fue a partir de las luchas internas por el poder entre los grupos de “caciques” revolucionarios que querían, solamente, el poder para continuar con el despojo y la rapiña, sin darle sentido a su movimiento con un proyecto de cambio, hasta que llegaron Obregón, Carranza, Calles y Lázaro Cárdenas que materializó las acciones del nacionalismo que le dieron sentido al país.

Pero, mientras tanto, los mexicanos andamos en la pendeja, viendo futbol y manipulados por los grandes medios de comunicación, ahora, aliados con los grupos de poder económico, cuando antes, solamente eran elementos controlados por los grupos políticos en el poder, por medio de PIPSA y las oficinas de Prensa del gobierno federal y estatales. Ahora son los empleados de esos grupos controlados a su vez por los grandes intereses económicos que dominan el poder en el país, y así, cuando se quiere ensalzar o eliminar a un político, solamente hace falta decir que es puto, ratero o narcotraficante por medio del aparato de publicidad política y manipulación del poder, y cuando es cierto, la gente que ya no es tan pendeja como anteriormente, solo no cree en lo que se dice y hay una ruptura con la credibilidad y con la confianza en las instituciones, y este es el nuevo proceso que enfrentamos hoy, y por lo cual, muchos entendidos, saben que en las condiciones de explosividad de la gente.

Lo mejor, es poner en el poder a un hombre que puede darles intenciones a los reclamos populares y se muestre como una gente honesta, y que quiere un cambio, a lo mejor, para que todo siga igual, y es así que los mismos medios aceptan que se pueda permitir un cambio, pero controlado por los grandes intereses incrustados en el poder y en la manipulación del candidato, y así, se dan las cosas, pero la única realidad es que al final de cuentas, Peña Nieto, no se recordará como un hombre que corrió el riesgo de la modernización por medio de las reformas estructurales aceptadas y controladas por todos los partidos políticos y que, a lo mejor, eran buenas, pero que se pusieron en malas y mañosas manos que les dieron al traste, de tal suerte que, hoy, no se recuerdan, sino que son el pretexto para la rebelión social y el encabronamiento de la sociedad y el mecanismo por el cual la gente no cree en los partidos ni en las instituciones, poniendo, así, al país, en una grave, muy grave, crisis política, social y económica, donde un orate nazi fascista como Donald Trump, es el único protector real de un grupo de perversos tecnócratas que rodearon al Presidente, y lo arrodillaron ante el orate norteamericano, por eso, estamos como estamos…y nuestros niños y paisanos son torturados, enjaulados y maltratados, y los mexicanos callamos como cobardes y con el silencio de la complicidad alegando que nada podemos hacer….la indiferencia, mata y tortura….